Los millones que los gobiernos gastan en los medios de comunicación

Por Gastón Luken

gastonluken@gmail.com

Todos los gobiernos de todos los partidos gastan cada vez más millones de pesos de dinero público para pagar servicios de publicidad a la tv, prensa, radio.

Conviene preguntarnos si el propósito de ese gasto en esas cantidades constituye un uso responsable del dinero público. La respuesta es no, por la simple razón que una buena parte de ese gasto no beneficia a los ciudadanos.

Cierto, todo gobierno tiene razones válidas para comunicar a los ciudadanos una serie de acciones y programas en beneficio de estos. Sin embargo, es evidente el excesivo gasto en imagen institucional que hacen todos los gobiernos.

Por esto, cada que veamos un anuncio de cualquier gobierno nos debemos preguntar: ¿en qué nos beneficia ese gasto? ¿Cuánto gasta en pagos a los medios de comunicación el Gobierno de BC? Millones de pesos. ¿Cuánto gasta el Gobierno de California? CERO.

¿Cuánto gastan en pagos a los medios de comunicación los gobiernos municipales de BC? Millones de pesos. ¿Cuánto el gobierno de la ciudad de San Diego?  CERO.

¿Cuánto gasta en pagos a los medios de comunicación el Congreso del Estado? Millones de pesos. ¿Cuánto el Congreso del Estado de California? CERO.

Ante la “contraída” situación financiera de todos los gobiernos estos han dicho -con todo tino- que aplicarán recortes y medidas de austeridad.

En este rubro de gastos de comunicación e imagen institucional hay mucha tela de donde cortar. Solo falta ver si hay tijeras y tamaños para usarlas.

Dejar de pagar anuncios costosos e innecesarios, además de ser una acción responsable, liberaría recursos para mejores escuelas, prevención del delito, mejores calles, llevar agua a quien no tiene y atención a las mayores necesidades.

No se requiere de grandes esfuerzos y sesudos estudios para disminuir este gasto.

Solo de la voluntad de quienes toman las decisiones de “cerrar la llave”. O ¿será que los gobernantes tienen miedo, diría pavor, de la reacción de los medios de comunicación ante el recorte del dinero público que estos reciben del gobierno?

En muchas ocasiones algunos medios arrecian sus críticas, con razón o no, cuando un gobierno no paga o no cede a sus pretensiones presupuestales.

En cambio cuando el dinero fluye, las buenas opiniones y la cobertura a los gobernantes aumenta como por arte de magia o, mejor dicho, por arte de dinero. Dinero público por supuesto.

Los medios con toda razón cuestionan los despilfarros de los gobiernos. ¿Pero cuándo ha visto usted que critiquen los millones que los gobiernos les pagan por sus servicios? Nunca. ¿Por qué será?

Sin embargo lo que sí critican es que los gobiernos no les pagan lo suficiente…. a ellos. Esto se agrava por el hecho que la gran mayoría de los medios dependen para su salud económica de los ingresos provenientes de los gobiernos.

Debemos construir criterios claros, legítimos y transparentes para una sana relación entre gobiernos y medios de comunicación para que el dinero que fluye no distorsione o, incluso, prostituya la relación entre ellos.

La mejor imagen de un gobierno se construye en los hechos y no a punta de spots de radio y tv ni de planas de periódicos que poco o nada dejan a los ciudadanos.