Los ineptos y cretinos del aire

Por Juan José Alonso Llera                                 

 “Es desgracia habitual en los ineptos la de engañarse al elegir profesión, al elegir amigos y al elegir casa”.

Cuando vuelas varias veces a la semana, lo que más valoras es la puntualidad en los aviones, pero de un tiempo a la fecha, en especial en esta administración, hay mayoría de vuelos que no salen a tiempo, si a esto le sumas alguna conexión en CDMX, tu día ya valió (que, dicho sea de paso, en este país todo pasa por CDMX).

Uno puede especular, tener paciencia, entender las excusas de las aerolíneas, pero cuando investigas y ves los lideres, estúpidos, impreparados, inexpertos y mentirosos que están detrás, no puedes solo pensar en los pretextos. Gracias a Dios todos los incidentes conocidos y no conocidos no ha terminado en desastre, simplemente son retrasos, perdida de tiempo y dinero, además de mucho malestar.

La historia empezó el día que le vendieron al buen Andrés que Santa Lucia era una buena opción para un aeropuerto y que Texcoco era producto del neoliberalismo y la corrupción. Así que “me canso ganso”, al poco tiempo se inauguró el Felipe Ángeles y hay que tener la obligación forzada de que sea un éxito.

No voy a hablar de lo conocido por todos, lejos, sin vialidades, pocos servicios, pocos vuelos, alto costo y demás lindezas, quiero centrarme en el rediseño del espacio aéreo (rutas del cielo). Para expresar mi opinión, créame que he escuchado y leído de todo.

Esta historia de terror empieza con el nombramiento del Director General de Servicios a la Navegación en el Espacio (SENEAM), Víctor Manuel Hernández Sandoval, un inepto, incapaz, mentiroso, totalmente opaco y cretino personaje que tuvo que renunciar después de rediseñar mal el espacio aéreo, ejercer terrorismo laboral, despedir a varios controladores, incremento de las denuncias en 300%, además de causar cientos de incidentes, ampliar el gasto de combustible, dar mil vueltas en espera, tener gente que no entiende ni da instrucciones claras (pésima capacitación) y poner en riesgo millones de vidas, en un oficio que el margen de maniobra es muy cercano a cero. Todo esto sólo para quedar bien con Andrés en complicidad con su jefe, el subsecretario Carlos Alfonso Morán Moguel (SICT), que hoy es premiado dirigiendo el AICM.

SENEAM proporciona servicios de ayuda a la navegación aérea con seguridad, fluidez y orden en el espacio aéreo mexicano, garantizando calidad y eficiencia conforme a la normatividad nacional e internacional aplicable.

Tiene como Misión “garantizar a través de servicios a la navegación, el transporte seguro y eficiente de personas y bienes en el espacio aéreo mexicano”. Su mirada está puesta en el futuro con la Visión de “adoptar y establecer oportuna y eficientemente la infraestructura y técnicas innovadoras en la prestación de los servicios a la navegación aérea, acorde al desarrollo de la aviación”. Así mero, hace que el binomio: piloto-controlador, funcione.

Hoy se ha politizado un tema que es meramente técnico, por lo cual se explica que las reuniones para resolver este asunto son en Gobernación y no en la SCT. No hay que olvidar que además México fue degradado en la aviación a nivel 2.

Debo reconocer que después de tanto desmadre hoy parece haber voluntad de resolver, el nuevo subsecretario Rogelio Jiménez Pons, trae la consigna de recapacitar y componer este galimatías, ahora sí involucrando a los expertos, después de la activación de muchas alarmas en los aviones y quejas internacionales, anticipando que haya un accidente grave.

México era reconocido mundialmente por sus controladores de vuelo, pero en 3 años de administración este imbécil destruyó todos los avances por agradar al Macuspano. Hoy con la administración de Morán Moguel, los problemas se han trasladado del aire al aeropuerto Benito Juárez. Qué triste llenar de gente tan inepta: 90% lealtad y 10% capacidad no funciona nunca y menos teniendo millones de vidas en tus manos.

“Tenemos a un responsable político de un problema técnico”.