Los idiotas ideológicos

Por Juan José Alonso Llera

 “Los tontos son necios e irracionales, cuando haces alguna tontería, eres claramente imprudente o irracional. Los que hacen tonterías muestran falta de juicio, como hacer trampa en un examen. Tomar decisiones tontas en el trabajo te puede costar tu trabajo, y los comentarios tontos pueden herir los sentimientos de la gente”.

“Cuando un dedo apunta al cielo, el tonto mira el dedo”.

Por si le faltaban problemas a Latinoamérica. No nos basta con ver en Medio Oriente las atrocidades de Hamás, Hezbollah, la Yihad Islámica, Isis, Al-Qaeda y varios grupos más de fanáticos religiosos y convenencieros que buscan acabar con el mundo occidental. Hoy sale Bolivia a firmar acuerdos gatoparduzcos con Irán y a romper relaciones con Israel, dando la entrada triunfal a armas, personas y demás parafernalia terrorista en medio de América Latina. Se necesita ser de verdad torpe y cortoplacista o de plano perverso, para aceptar esta incursión disfrazada de venta de drones y lograr el objetivo de hacer enojar a los gringos, comprometiendo el largo plazo, la seguridad y la paz de su país y de nuestro continente.

Luis Arce Catacora presidente de Bolivia, antes amigo de Evo, hoy en competencia por el poder, que, dicho sea de paso, dicen los populistas de izquierda que: “están por el encargo y no por el cargo” (¿Dónde he oído eso?). Que, en vez de estar preocupado por la pobreza de su país, los problemas de mar que enfrenta con Chile y los desafíos ambientales: invasiones y deforestación, ríos contaminados, sequías y gestión de áreas protegidas. Bolivia tiene una agenda ambiental muy difícil para el 2023. La deforestación avanza a pasos rápidos dejando bosques sin árboles.

Se une al grupo de los amigos de López, odiadores de los americanos (Nicaragua, Cuba, Venezuela, Honduras, puros paraísos ejemplo de calidad de vida).

Firmando el acta de entendimiento entre Bolivia e Irán donde lleva la firma de Edmundo Novillo y, Mohamed Reza Qarai Ashtian, ambos ministros de defensa. Éste la describió a la prensa de su país como un pacto para “suministrar a Bolivia los equipos necesarios en la lucha contra el narcotráfico y para preservar su seguridad fronteriza”(sí, claro). Se le olvidan a este zoquete los atentados de Hezbollah en Argentina en 92 y 94. No bastando todos los hechos del mundo, ahora pongámosela más fácil al brazo armado de Irán, que dicho sea de paso invierte 1,000 MDD al año en fondear a este y otros grupos terroristas.

Irán ha pactado con Rusia y Corea del Norte para empezar su desarrollo nuclear, así que le cae de perlas tener un pie dentro de América.

Hezbollah ha construido una extensa red de terror alrededor del globo, convirtiéndose en una de las mayores y más violentas organizaciones terroristas en el mundo. Su larga lista de ataques incluye atentados suicidas, secuestros de aviones, asesinatos, tráfico de armas, tráfico de drogas, lanzamiento de cohetes contra civiles y mucho más. Desde 1982, cientos de civiles inocentes han perdido la vida y otros miles han resultado heridos por la actividad terrorista. La combinación entre política, terrorismo, fe y armas, es un coctel que el mundo no necesita.

Se les olvida a todos estos políticos de bolsillo, curiosamente relacionados con el socialismo (ampliamente demostrado que no funciona), que las relaciones son entre Estados, no entre gobiernos o personas.

Simplemente es una reverenda estupidez, al precio que sea, cualquier beneficio cortoplacista, repercutirá en desastre en el mediano plazo. Basta preguntarles a los estadounidenses como se les han volteado todos los grupos radicales que han financiado y están fuera de su control. La creación de monstruos siempre, siempre, siempre repercute de manera negativa en el largo plazo. Acabemos con esa visión cortita, estúpida e ideológica mi querido Andrés.