Los empleados de Andrés

Por Juan José Alonso Llera

“Miénteme más que me hace tu maldad feliz. Voy viviendo ya de tus mentiras”

Todavía quiero pensar que la intención del presidente es hacer un bien a México, pero los hechos demuestran todo lo contrario. Enfermó y se mareó con el poder teniendo sus allegados divididos en dos (súbditos y lambiscones) que no ayudan en nada.

He leído la curricula de algunos miembros del gabinete y son talentosos, pero caen en la necesidad de jamás criticar u oponerse al líder supremo, con sus honrrosisisisisismas excepciones (la Tatis y el Porfi). El buen Andrés busca en la población tener súbditos que los sigan incondicionalmente y que dependan de él, y cuanto más pobres mejor. Pero por otro lado están los más peligrosos, los lambiscones e incompetentes que ayudan a perpetuar el país de un solo hombre, teniendo como base la polarización y la mentira cotidiana, traicionando al régimen republicano y violando la constitución a diestra y siniestra.

El clan de los lambiscones (Que alaba de forma exagerada e hipócrita o trata de agradar a alguien con el único fin de conseguir un favor o un beneficio), e incompetentes (Que no tiene la capacidad suficiente para hacer cierta cosa, especialmente un trabajo, o para ocupar un determinado puesto), que operan bajo la premisa de 10% capaz y 90% honesto, ¿Cómo ven?

Hoy este grupo que “trabaja” en el congreso, en las secretarías, en las direcciones y en algunas gubernaturas. Los famosos cuatrotipecos o siervos de la nación que nunca serían contratados por alguna empresa por ser totalmente inútiles, lo único que les queda es cuidar como perros el hueso y seguir viviendo del erario, lo cual en un caso extremo te lleva a que pasen cosas como la dolorosa tragedia de la línea 12, poniendo como ejemplo de estupidez a la senadora de Morena por Durango, Margarita “mente brillante” Valdez, que en una rueda de prensa dijo que en el colapso del metro hubo “mañas”. Al cuestionarle a qué se refiere con que hubo “mañas”, comentó que pudo haber gente que movió la ballena para que ésta se cayera. Hazme el favor (otro “compló”).

Es una pena que este país tan increíble como mi México lo tengamos cooptado por empleados lambiscones al servicio de las ocurrencias matutinas del buen Andrés. Al final del día cero resultados, muchas muertes, mucha violencia, golpeando a la iniciativa privada y que además ha creado 12 millones de nuevos pobres, tratando de contar una historia sobre un Disneylandia mexicano que no existe.

El gobierno no genera riqueza, tiene que haber inversión privada para la generación de empleos. El estatismo cayó por tierra hace años, que alguien le avise a AMLO que el mundo ha cambiado y que necesitamos gente que trabaje por el país, no que estire la mano para recibir una limosna a cambio de un voto. Que ejemplos como el de Nayib Bukele del salvador o Félix Salgado son un atraso, un acto de corrupción y demás estupideces que entorpecen el desarrollo del país.

Yo tengo la esperanza de un mejor México, vamos a votar, por quien quieras, pero vamos a votar para no darle el poder absoluto a este presidente diminuto.

PD. Involúcrate intensamente en la política, pero no vivas de la política. El que vive de la política condiciona muchas de sus necesidades personales y a sus condiciones de vida.