Los C51s

Por Juan Manuel Hernández Niebla

“No me duelen los actos de la gente mala, sino la indiferencia de la gente buena”

Martin Luther King

Conocidos como C5i, los Centros de Comando, Control, Computo, Comunicaciones e Inteligencia teóricamente otorgan a Estados y Municipios la infraestructura tecnológica para combatir a la delincuencia.

Existen varios instalados en estados de la república, que si bien en su momento justificaron su inversión bajo el argumento de revertir la incidencia delictiva que sufrían, actualmente siguen siendo punteros en inseguridad, demostrando que mas gasto en seguridad no es garantía de buenos resultados.

Baja California se subió a la “ola” de los C5is en el 2017, cuando el Congreso de BC autorizó al gobierno estatal la construcción de un C5i, con una inversión de $789 mil millones de pesos pagaderos a 10 años.

Ante las irregularidades que el contrato en referencia presentaba, como que la inversión no era conmensurable al numero de cámaras, arcos y botones de alarma que se estaban instalando, y la licitación fue otorgada a un proveedor en particular sin un proceso real de concurso, el Consejo Ciudadano de Seguridad Publica de BC (CCSPBC) y la Coparmex Estatal presentaron un amparo solicitándole al juez la suspensión del proyecto.

Según reporte de un diario nacional, la ganadora Seguritech tenía interpuestas seis denuncias ante el Congreso de la Unión por presuntas irregularidades en torno a 22 proyectos implementados en 22 estados y municipios del país

En los planteamientos presentados en la solicitud de amparo, el CCSPBC y la Coparmex argumentaron que aun cuando no se estaba en contra de la utilización de la tecnología en combate a la inseguridad, más allá de los sobreprecios y la obsolescencia del equipo que se iba a instalar, BC necesitaba primero más y mejores policías, mejor pagados y con prestaciones, patrullas y equipo para su salvaguarda personal, y protocolos de respuesta más rápidos y expeditos.

Si bien el amparo fue aceptado y en un proceso extremadamente lento todas las partes le dieron la razón al CCSPBC y a la Coparmex, a casi cuatro años el juez sexto de lo penal se ha negado a dictar sentencia a favor.

A tres años de haber terminado las instalaciones del entonces C5i, el tiempo nos dio la razón. BC sigue sufriendo altos índices de inseguridad, seguimos adoleciendo de más y mejores policías, y los mismos carecen de sueldos y prestaciones adecuadas, así como falta de equipamiento, patrullas y capacitación.

Pese al antecedente, y con la autorización del Congreso de BC de nueva cuenta, el Gobierno de BC está introduciendo lo que a todas luces es una ampliación al antiguo proyecto C5i, para dotar a una red de cámaras de seguridad, a la misma empresa Seguritech, mediante un nuevo contrato plurianual por un monto superior a los $1,174 millones de pesos.

Según la normativa, el objetivo primordial del proyecto es la adquisición de infraestructura para una mejora evolutiva en el sistema de videovigilancia del Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo, Calidad y Contacto Ciudadano del Estado de Baja California, derivado de que algunos de los equipos actuales presentan obsolescencia tecnológica. El argumento resulta interesante, porque gran parte del equipo que se utiliza actualmente fue dotado por la misma empresa beneficiaria del anterior contrato, la cual sigue cobrando por los servicios otorgados.

Ante las irregularidades que el nuevo proyecto presenta, es imperante los organismos empresariales y ciudadanos vuelvan a levantar la voz y tomen las acciones legales correspondientes para proteger los intereses de los bajacalifornianos.