Logoterapia

Por Maru Lozano

Método psicoterapéutico creado por el Dr. Viktor Frankl orientado a descubrir el sentido de la vida.

Es un tratamiento y acompañamiento para personas que sufren problemas existenciales ante el cambio de costumbres, desvanecimiento de las tradiciones y crisis personal.

De repente podríamos sentir un vacío existencial pero, después de visitar a un doctor en psiquiatría, lo adecuado sería dejarnos acompañar por un logoterapeuta para hacer fértil ese vacío y retomar la libertad responsable.

Víktor Frankl vivió la experiencia de buscarle sentido a su vida mientras estuvo recluído en un campo de concentración y cuenta cómo se aferró a estar bien para ver a los suyos al salir.  Leer su vida es muy interesante y admirable.

Como docente de educación media superior y superior, me doy cuenta que la logoterapia debería ser una materia obligatoria, ¡si vieran cuánta depresión y ansiedad hay en los chicos de ahora!  No le echan ganas porque tienen miedo a la vida y sienten que no serán capaces de juntar lo suficiente.

Como hija, me doy cuenta lo importante que debiera ser contar con un logoterapeuta para encontrar un sentido a la vida después de una jubilación y en caso de enfermedad como la padece mi madre.

Como amiga y compañera de trabajo, percibo que es vital que cada persona tenga un motivo y una orientación definida en sus vidas y no tener que vivir desorbitados por satisfacer una que otra sensación pasajera.

Primero, pienso que debemos enfocarnos en que el movimiento debe ser interno, movilizar la energía con pensamientos y sentimientos positivos de cómo nos gustaría estar dentro de nuestra realidad.   Pasos cortos pero siempre en positivo.  En lugar de sentir  y decir:  “Ya que se me quite esta gripa horrible…”   Mejor optar por la afitmación: “Estoy sanando, estoy en proceso…”  Cerrar los ojos y visualizarse justo así, saludable y gozoso.

Pareciera difícil pensar bonito cuando las cosas están pésimamente, sin embargo, Víktor Frankl estaba en un campo de concentración, su pensamiento positivo fue lo que le permitió tener fortaleza y vida para hoy gozar todos de su legado terapéutico.

Es bueno y conveniente contactar el dolor y un tanto el sufrimiento de lo que nos esté pasando, pero con miras a reflexionar, tomar impulso y volver a levantarse después del desahogo.  Ya estando claros, solo permitir afirmaciones positivas acompañándolas del sentimiento alegre y tranquilo que queremos experimentar.

No tenemos que esperar que la adversidad llegue, desde antes pongámonos metas a corto plazo involucrando todas las áreas importantes cada día:  Alimenta tus amistades, contacta un familiar para saludarle, aprende algo, vigila y atiende tu físico, duerme y come lo conveniente, comunícate visualmente y con contacto físico con los seres que viven contigo, alimenta tu espíritu y dale unos minutos a tu pasatiempo o hobby.

Si diario fortalecemos estas áreas, estaríamos acolchonando nuestra alma para, en caso de necesidad, tener gente a quién recurrir y tener el soporte tranquilo de que nada ha quedado pendiente.

Pregúntate: ¿Qué trabajo harías si pudieras hacerlo por placer? ¿Qué harías si tomaras al miedo de la mano y te animaras a seguir? ¿Qué pasaría si fueras feliz?