Llama IMSS BC a mantener control de presión arterial para evitar derrames

Los derrames cerebrales son la tercera causa de muerte en México. Fotografía: Freepik.

Redacción/Infobaja

Baja California.-El director del Hospital General Regional (HGR) No. 20, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Tijuana, Pablo Robles Noriega, hizo un llamado a los pacientes hipertensos a llevar un control puntual de su tratamiento de presión arterial en las Unidades de Medicina Familiar (UMF) para evitar consecuencias que en ocasiones puedan costarles la pérdida de la vida.

De acuerdo con el IMSS en Baja California, la presión arterial es uno de los principales problemas que puede ocasionar un derrame cerebral, siendo una de las razones de ingreso al servicio de urgencias hospitalarias el taponamiento de arterias.

Los derrames cerebrales son la tercera causa de muerte en México, y Robles Noriega explicó que el 80 por ciento de los casos son isquémicos, es decir, provocados por un coágulo que viaja por el torrente sanguíneo hacia el cerebro, tapando una arteria, es decir, una embolia cerebral.

El 20 por ciento restante obedece al sangrado del cerebro, que ocurre cuando pequeños vasos sanguíneos se debilitan y se rompen lo que, en consecuencia, provoca daños a las células del órgano.

Estas hemorragias pueden tener causas múltiples, como ingesta de anticoagulantes, golpes o traumas en la cabeza. Sin embargo, el doctor indicó que la principal causa de este tipo de hemorragia es el descontrol de la presión arterial, cuando el paciente hipertenso sufre un problema neurológico súbito, se dispara la presión, rompe un vaso y produce un coágulo dentro del cerebro.

Pero otro padecimiento grave, advirtió, son los aneurismas, los cuales requieren de estudios especializados: tomografía y resonancia, para ubicar el lugar donde sangró y determinar si es accesible para operarlo.

Los síntomas, señaló, son debilidad o parálisis de alguna parte del cuerpo, entumecimiento, hormigueo, disminución de sensibilidad, dificultad para hablar o entender, pérdida de memoria, problemas de visión, párpados caídos o movimiento incontrolable de los ojos.

“Desafortunadamente estas patologías registran una alta mortalidad, ya que el índice se ubica en siete de cada 10 personas, particularmente la hemorrágica hipertensiva si no es tratada adecuadamente” dijo.