Listos o no…

Guillermo A. Sánchez-Aldana

Vaya que siempre será un tema delicado el hablar sobre lo que se debe hacer o no durante esta pandemia. Y es que de un lado se puede hacer el argumento de que ya es hora de “regresar a la normalidad” y que la gente debe volver a trabajar tanto por necesidad individual como colectiva, mientras que habrá los de la opinión que aún es muy pronto para abrir distintos negocios y el concepto que se ha manejado de reactivar la economía puede esperar al menos un poco más, dándole prioridad a la salud. Son las dos caras de una moneda que sigue girando en el aire y se niega a tocar el suelo, y pareciera que de seguir así la gente lentamente empezará a asignarle el valor que se alinee con sus ideales a dicha moneda y hará lo que quiera y pueda hacer. Y lo malo, o más que malo quizá complicado, es que en teoría ambos lados tienes puntos válidos y no hay una respuesta totalmente incorrecta en cuanto a lo que se puede y debe hacer dentro de unos parámetros regidos por la cordura. La persona que cree que es tiempo de salir a trabajar porque necesita ganar dinero está en todo su derecho de hacer justamente eso, pero a la vez se debe respetar al que prefiera quedarse en casa y cuidar su salud ante todo lo demás. ¿Es tan fácil como eso? Por supuesto que no, pero es un punto importante de hacer ya que se llegó a julio y la vida se complicó más que nunca; la cuarentena sigue y va a seguir.

Pero bueno, es mejor dejar hablar a los que verdaderamente saben sobre este tipo de temas (sin duda hay gente mucho más informada con opiniones más sustentables sobre el asunto) y regresar a temas más conocidos, ya que al fin se puede decir que el fútbol mexicano está de vuelta. Quizá no de la manera que distintas ligas de la Unión Europea reanudaron actividades, terminando sus respectivas campañas previamente suspendidas, pero sí con un mini torneo de pretemporada que cuenta con la participación de varios equipos de renombre en México. Y queda claro que esta pequeña competencia se está manejando como parte de una pretemporada y se debe entender como tal, pero el nivel mostrado hasta el momento ha sido por debajo de lo esperado por parte de los ocho participantes; el balón se detuvo en todo el mundo, pero a como se dieron los primeros enfrentamientos pareciera que lleva todo un año estancado. Ni hablar.

Por su parte la liga norteamericana de fútbol, la no tan famosa MLS, planea darle inicio a un torneo exprés en donde los distintos equipos jugarán a puerta cerrada en una sola sede para determinar un campeón, dándole cierre a su campaña antes de iniciar una nueva. Lo curioso es que se han reportado numerosas bajas por parte de jugadores de diversos conjuntos, quienes se han negado a jugar este torneo, y hasta el momento los distintos clubes han respetado las decisiones individuales de sus jugadores; como se dijo anteriormente, ambas opciones son válidas y deben ser respetadas.

En fin, el mundo sigue girando y el balón hará lo propio, así que listos o no el fútbol está de vuelta en el continente norteamericano.