Listos o no para una divertida Boda Sangrienta

Samara Weaving es la novia en “Ready or Not”. Fotografía: 20th Century Fox

Por Chema Castro III

No es fácil lograr una exhilarante combinación entre horror y comedia, pero Boda Sangrienta (Ready Or Not) lo logra con vigor y entusiasmo, como si hubiese sido creada en su juventud por Sam Raimi.

La historia es bastante sencilla: la familia Le Domas cuenta con una inmensa fortuna lograda, en gran parte, por un oscuro pacto generaciones atrás que implica participar en un juego de noche de bodas por parte del nuevo integrante del grupo.

Así es como llega Grace (Samara Weaving) a su matrimonio con Alex Le Domas (Mark O’Brien), quien se encuentra un poco más nervioso de lo usual al conocer la verdad de lo que viene a la media noche, bueno, siempre y cuando su futura esposa no emerja con la carta incorrecta, algo que no ha sucedió en 30 años.

¡Claro que va a suceder de nuevo!

Aunque son pocos los personajes (en total ocho integrantes de la familia participan), cada uno cumple con lo requerido y se nota el entusiasmo de los actores en los papeles, como que ellos también saben lo ridículo de la situación, y se dejan llevar, así como a nosotros, en unos sumamente divertidos 90 minutos de acción.

Dirigida por la dupla de Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, quienes antes trabajaron juntos en V/H/S y Southbound, este juego de “escondidas” revive el interés por el sentido de humor oscuro que había estado ausente de la pantalla grande por demasiado tiempo.

Aunque el guión, creado por Gus Busick (la serie Stan Against Evil) y Ryan Murphy (Minutes Past Midnight), no te cuenta tanta historia, sí es la porción necesaria para que la maquinaria se ponga en función, no hay necesidad de rollo irrelevante como en ocasiones sucede en horror, aquí vamos directo al grano y eso es excelente.

Obvio, como cualquier filme de horror clásico, la acción la mueve la heroína y la joven australiana ya se está convirtiendo en una ídolo del género al haber participado antes en la serie Ash vs. Evil Dead y la película The Babysitter; ambas bien van de la mano con éste, y aquí tenemos su evolución.

De hecho hay un momento en que parece que se convertirá en típico personaje inteligente que toma tontas decisiones, ¡pero no!, se recupera se un pequeño resbalón y va con todo, especialmente cuando se da cuenta que su cacería va completamente en serio y que sus suegros, Tony (Henry Czerny) y Becky (Andie MacDowell), están completamente en línea con lo que se debe de hacer; además, no pudiese faltar esa estipulación, que si no cumplen toda la familia estaría en riesgo de ser destruida.

Cuando empieza el festín es algo incómodo porque a lo mejor no sabes si asustarte o reír (la mejor opción es la segunda), pero al cabo de unos minutos estás engranado con la familia, especialmente con la hija Emilie (Melanie Scrofano), quien casi se roba el filme (¡pobres sirvientas!), o incluso su marido Fitch Bradley (Kristian Bruun), con su arrogancia de clase elevada.

Tiene varios giros, especialmente cerca del final, que aún agregan sazón al ya delicioso platillo principal, y ni qué hablar del desenlace, algo que no se esperaba y que los directores y escritores se animaron a hacer.

Este año no ha sido del todo bueno para el terror u horror, aunque Crawl puede salvarse (y no he visto Midsommar), y mucho menos para la comedia, pero aquí hay una excelente combinación, en especial si eres fan de los primeros clásicos filmes de Raimi, ya que los creadores obviamente lo son. A lo mejor desde Cabin In The Woods no había algo por el estilo, aunque ésta no rompe el sistema como aquélla, Boda se queda dentro de los márgenes de horror, pero sí es realmente chistosa sin eliminar los sustos y sorpresas.

Ready or Not

  • Título en español: Boda sangrienta
  • Reparto: Samara Weaving, Adam Brody, Henry Czerny, Andie MacDowell, Mark O’Brien, Elyse Levesque, Melanie Scrofano, Kristian Bruun, Nicky Guadagni.
  • Director: Matt Bettinelli-Olpin, Tyler Gillett
  • Guión: Gus Busick, Ryan Murphy
  • Duración: 1:35 hrs.
  • Género: Terror, Comedia
  • Calificación: ***1/2 (de cinco)