Liquida Ruba su última emisión de deuda bursátil

Cd. Juárez, Chih.- El pasado mes de abril Grupo Ruba pagó a los inversionistas su última emisión de bonos bursátiles con clave de pizarra “Ruba08-2”, tras haber siempre cumplido, en tiempo y forma, con todos sus compromisos correspondientes.

 

Ello implica que, aunque ya no está obligada a hacerlo, la empresa continuará aplicando las Mejores Prácticas de Gobierno Corporativo recomendadas por la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), como la de seguir informando sobre desempeño de sus principales indicadores financieros y en mantener públicas sus calificaciones crediticias con las dos principales agencias calificadoras del país, como son Fitch Ratings y Standard & Poor’s.

Entre el 2004 y el 2008 Ruba colocó a través de la BMV tres emisiones de certificados bursátiles quirografarios de largo plazo. Las primeras dos tuvieron lugar en 2004 y 2006, y las liquidó en 2007 y 2009, respectivamente.

La última la colocó en 2008 y la pagó totalmente el reciente 21 de abril.

Al respecto, Jesús Sandoval, Director General de Ruba, declaró que “gracias al excelente desempeño de sus tres emisiones y a la fortaleza de su balance, la desarrolladora se mantiene en una posición favorable para colocar una nueva emisión bursátil, que le ayude a apalancar su estrategia de crecimiento ante las mejores expectativas que actualmente ofrece el sector de la vivienda en México”.

 

Ruba al cierre de abril de 2014

En cuanto a información financiera, al cierre de abril de 2014 y por cuarto año consecutivo, Ruba mantiene una posición financiera sólida y flexible, con un bajo nivel de apalancamiento y con una  tendencia favorable en sus principales indicadores operativos y financieros.

Al comparar las cifras de Ruba del primer cuatrimestre de 2014 con los del mismo periodo de 2013, la empresa registra crecimientos en unidades escrituradas de 5%, en ingresos de 17%, en Ebitda de 34% y en utilidad neta de 65%.

Sus márgenes también mejoraron: el margen bruto, el margen operativo, el margen Ebitda y el margen neto crecieron 2.8, 1.4, 1.6 y 2.8 puntos porcentuales, respectivamente.

Y, por otro lado, generó flujos de efectivo operativos positivos superiores a los del año anterior.