Línea recta: ¿Tren Tecate-Ensenada?

He encontrado lector amigo, en fechas recientes un par de declaraciones en medios, por autoridades de primer nivel, donde mencionan este proyecto como viable para los próximos años a realizarse en nuestra región. Sin lugar a dudas, el mismo sería un detonante inimaginable para muchos actores económicos de esta zona, pues vea usted algunos beneficios directos, por mencionar varios de una interminable lista.

Primeramente la competitividad que se tendría al bajar costos de ingresos de insumos de Oriente para todo el sector maquilador de las 4 ciudades de la zona costa del Estado, y asimismo para la exportación de producto terminado tanto a Norteamérica como al Centro del País y a Sudamérica (¿sabe usted que uno de los principales productos beneficiados con la firma del acuerdo económico de libre comercio con Perú, Colombia y Chile fueron las televisiones?, y como sabemos el principal centro productor del País y del continente está aquí…) o imagine mover los carros que produce la armadora Toyota y que van a distintos puntos del continente y hoy día salen por ¡tráiler! ¿Sabe usted el efecto ecológico además del económico para la región?

Igualmente el arribo de más empresas de diversos giros al contar con un insumo en el proceso productivo como es un sistema ferroviario moderno del cual adolecemos al día de hoy. Esto generaría empleos por centenares y más para tanto joven universitario que está egresando de carreras cada semestre y busca incorporarse a la vida productiva con trabajos calificados.

¿Más? Las expansiones sobre las plantas ya existentes que son competitivas aun y a pesar de mover el 99% de sus insumos y productos terminados por camión tipo tráiler, Rabón o como le desee usted llamar.

Con el Puerto del Sauzal en una etapa que puede expandirse aún, y sin tocar la parte del Puerto turístico de la Cenicienta del Pacifico, es una oportunidad de oro, sea vía Asociación Público Privadas, las llamadas APPs, o a fondo perdido como en mucho se invertirá en otras partes del País, la opción del tren suena y se vislumbra como el antes y el después en la nueva época industrial de la Baja California.

Oportunidad de oro, como lo digo, para que la política de desarrollo empresarial, el llamado espacio legal que tiene la Iniciativa Privada, suba ese tema como prioritario en su agenda, la agenda que le suma a Tijuana, a Ensenada, a Tecate y a Playas de Rosarito, acciones que deben suceder a corto plazo, vía también la Comisión de Desarrollo Económico del Congreso del Estado que lleva Laura Torres, de los Cabildos de la ciudades donde en cada uno hay un regidor que tiene esa responsabilidad así con mayúsculas, oportunidad de oro, para empujar un tema común que hace años no sucedía beneficie simultáneamente a el 80% de los Ayuntamientos del Estado, hagamos eco y sobre todo, actuemos… todos ganamos.