Línea Recta: Revise bien su cuenta

La agenda de muchos lectores es  sin duda dinámica, y en ese andar en ocasiones no nos detenemos en operaciones que parecen normales, al llegar y salir de los aeropuertos, recientemente decidí por lo tradicional, confiando en tantos años, y aunque el costo no era económico, opte por apurar mi registro. 

Al paso de los días, y al proceder a procesar los gastos y viáticos,  revisé el rubro de aviones y boletos, siendo mi sorpresa que en un recibo por separado del boleto y sobre todo SIN PREGUNTAR en ningún momento ni en la ida ni el retorno (pues ambos fueron por esta aerolínea  de la cabeza azul y perfil guerrero),  me habían vendido, emitido y cobrado sin preguntar en ningún momento, si yo deseaba  adquirir de ellos un seguro de diversas coberturas que incluye por ejemplo gastos médicos, muerte accidental, atención odontológica por citar algunos. 

Debo abundar lector amigo, que soy partidario de la prevención, total y absolutamente, pero enemigo de las sorpresas y las ventajas, ni en el Aeropuerto de Tijuana, ni en el de la Ciudad de México, los ejecutivos de esta afamada aerolínea mexicana, tuvieron la atención de preguntarme si yo deseaba además de mi boleto de traslado entre dos puntos de la República Mexicana, su  certificado de Póliza durante el Viaje.

Sería bueno que la Profeco y la Condusef se echaran un clavado en el tema, toda vez que con la Reforma Financiera que ya entró en vigor, hoy día están prohibidas y son sujetas con sanciones espectaculares, quienes toman ventaja en aras de proveer un servicio, condicionan o fuerzan la compra de otro completamente distinto al de su giro principal u objeto de negocio.

Para más precisión la Reforma entró en vigor el pasado mes de abril, y además de a bancos y demás entidades y organismos financieros, prohíbe en general la venta atada (a mayor abundamiento si gusta ver mi colaboración en la columna del pasado 20 de abril (http://www.infobaja.info/columnas/49-linea-recta/2085-linea-recta-ventas-atadas-1000-dias-de-salario-minimo). 

Aquí el tema final de esta modesta reflexión es cuántos pasajeros diario adquieren su boleto, y si lo  multiplicamos por esta póliza no comentada pero sí cobrada, pues sin duda los números del caballero águila  al final del año se verán modificados a favor de ellos y en contra de los viajeros que de buena fe, surcamos los espacios aéreos nacionales e internacionales confiando en su ética profesional… al tiempo.

 

Doble raya 

«Cada día me miro en el espejo y me pregunto: Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? Si la respuesta es “no” durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo».  Steve Paul Jobs  1955-2011.