Línea Recta: Eficiencia Laboral

Día con día, la clase empresarial en el País en general y en nuestro Estado en particular busca en muchos de los casos el que las personas que laboran con y para ellos, estén al día en tecnología, conceptos y cultura empresarial en general, bien  amigo lector, pero hay un lado casi obscuro que impacta y merma considerablemente este esfuerzo bien procurado por los patrones en el País, ¿dónde?, aquí va.

Según datos de la Secretaria de Salud, el 25 por ciento de las incapacidades laborales están directamente en relación a una palabra y sus consecuencias, OBESIDAD, uno de cada 4 ¡!.  Va otro dato duro, cada año casi el 50%, a más precisión el 45% de los casos de ataques al corazón son consecuencia de la hipertensión., y dos más para cerrar este punto, de cada 10 mexicanos uno padece diabetes, lo sepa o no según la Federación Mexicana de Diabetes y el último, el cáncer tanto en mama en damas como en próstata en caballeros son las dos causas de incidencia y muerte en cada uno de los géneros.

¿A qué viene todo esto? La realidad es que mucho de lo que somos es lo que comemos, y si bien es cierto no se puede influir en etapas previas, si hay un área de oportunidad o GAP llamado ahora, en donde el sector patronal puede y debe influir más en la parte de la calidad y cantidad de los alimentos que su equipo, sea de primer nivel o en general, consume día a día, pues ello está directamente relacionado en el mediano plazo a futuras incapacidades laborales que vendrán a impactar en su eficiencia y por lo tanto en su competitividad, lo que se refleja como factor en un mercado donde cada detalle por mínimo que parezca bien puede hacer la diferencia entre que una empresa permanezca en el tiempo o no.

Acciones simples como a través del portal de la misma empresa bajar o colocar dietas recomendadas, que estén al alcance y dentro de las capacidades de los trabajadores, utilizar las áreas comunes como centro s de información, exámenes una vez al año de sangre general, que les muestre a una fecha su estado de salud y que en su caso oportunamente se tomen acciones correctivas o medianamente preventivas, son solo ejemplo de medidas simples y no tan onerosas que bien pueden reducir las incapacidades laborales en beneficio de una mayor y mejor competitividad empresarial, que buena falta nos hace como País, implementarlo es cuestión de voluntades.

 

Doble Raya

Mi amigo y conferencista Ramón Loaiza, el hombre Canacintra de Tijuana, piensa o le entiendo, que es mejor operar 100 proyectos de un millón que uno de 100 en obra pública, en el privilegio de disentir, la ciudad ocupa grandes y pequeñas obras, en esa mezcla se forjan perfiles y urbes, no es no haciendo las grandes como evitaremos se manifiesten en las mismas, el tema tiene fondo para más renglones, saludo a mi amigo.