Leyzaola

Por Manuel Alejandro Flores

El Teniente Coronel Julián Leyzaola está muy cerca de ser presidente municipal de Tijuana. Así fue en 2016 en donde perdió por menos del 1 por ciento de la elección ante Juan Manuel Gastélum, contendiendo por el entonces Partido Encuentro Social.

Debo decir que en verdad jamás pensé que ese resultado iba a darse. Sólo recuerdo la frase lapidaria de la entonces regidora pesista Mónica Vega diciendo que “se van a sorprender del resultado y del triunfo de Julián Leyzaola…”. Las voces más escépticas señalan que Leyzaola ganó esa elección en cuanto a número de votos, pero no en cuanto al conteo de estos. Finalmente quedo en un honroso segundo lugar.

Volvió a contender en la elección de 2019, ahora por el PRD, la “ola” Morena arrasó el Estado y catapultó a Arturo González Cruz a la alcaldía de Tijuana y nuevamente al teniente al segundo lugar con un resultado fuera de serie para el PRD en la entidad y con más votos que en la primera ocasión.

Pero, ¿de dónde viene la fama de Julián Leyzaola Pérez? De su designación como secretario de seguridad pública en Tijuana en sustitución de Alberto Capella en tiempos del alcalde Jorge Ramos Hernández. Casualmente Ramos será ahora contendiente por la alcaldía en un tercer intento por recuperar para el PAN la misma, pero de darse la circunstancia de que el teniente se registre estaremos ante esta situación inédita de un exalcalde y un exsecretario de seguridad contendiendo por la alcaldía del lado de la oposición y que trabajaron en la misma administración emanada del PAN. La fama de ambos se sustenta en su determinación por combatir el crimen en Tijuana, especialmente la del teniente que depuró a la Policía Municipal, realizo los cambios y movimientos esenciales para contar con una policía combativa y capaz de enfrentar al Cártel de los Arellano Félix con éxito.

También de los buenos resultados que dio en Ciudad Juárez, Chihuahua. Sacó a esa ciudad del primer lugar mundial en violencia. Leyzaola sin duda es un hombre que sabe dirigir mandos policiales y que entiende que con los criminales no debe “negociarse nada”. Además, es un líder que se puso al frente de la corporación, lo que le permitió ganar la confianza de los elementos que si buscaban el bienestar de los tijuanenses y juarenses.

En Tijuana se ha creado una especie de halo alrededor de Julián Leyzaola. Una buena parte de la población tijuanense nos sentimos agradecidos por los resultados y compromiso del teniente en aquellos años en los que la delincuencia se sentía dueña de nuestra ciudad y actuaba en consecuencia. Desafortunadamente, con sus proporciones, y derivado de la desatención que se ha tenido de Tijuana en el último año por temas de corte político-electoral, hay un tufo nuevamente de impunidad y de grupos delincuenciales crecidos por la falta de estrategia y contundencia en las acciones de la policía. Sin duda el tema transversal para nuestra ciudad es la seguridad. Las acciones preventivas y concretas que nos den paz para seguir prosperando y hacer de Tijuana una ciudad todavía más competitiva y llena de oportunidades de desarrollo.

¿Se va a registrar el teniente para contender en la elección del próximo 6 de junio? Estoy convencido que el señor gobernador Jaime Bonilla está haciendo todo lo humanamente posible para que esto no ocurra, usando de manera facciosa a la Fiscalía, que, en teoría, es autónoma.

También estoy convencido que esto no va a detener al teniente y que de una u otra forma quienes vemos en él la mejor opción para gobernar Tijuana lo veremos en la boleta electoral del próximo 6 de junio. El gobernador debería estar tranquilo, no entiendo por qué tanto miedo a Julián, si sus resultados como gobierno están a la luz de todos y debería confiar que eso le dará el triunfo electoral este 6 de junio, ¿o usted cómo lo ve apreciable lector?