Letreros y más educación

Por Maru Lozano Carbonell

Si el señor de los señalamientos lee esto, todos los que transitamos en Tijuana le diríamos que necesitamos claridad y asertividad en sus letreritos. En días pasados un familiar tuvo un accidente en la vía rápida, chocó porque alguien salió del carril que iba a la garita y abruptamente cambió de opinión para incorporarse a ese puente que te lleva a la Avenida Internacional. Él se fue y los demás que venían intentaban frenar. El que pega paga, así que estaremos pagando multa con el juez calificador aunado a la merma en salud, ahora transporte y demás implicaciones.

Si no vivimos en Tijuana o transitamos poco, los señalamientos están a quemarropa, no todo mundo comprende qué carril tomar porque la lógica de muchos es, si no se maneja rápido, es mejor tomar los carriles de en medio o de la derecha, pero con la famosa línea todo se complica y no es como que puedes ir manejando muy lento en esa vía.

Si nuestras avenidas tuvieran reductores de velocidad donde se debe o separadores en lugares como los de la línea o buena iluminación, pintados los topes, señalamientos puestos también de manera anticipada, nos ayudarían mucho. De hecho, nuestros impuestos están también para este tipo de servicios.

Y por supuesto más educación, por favor. Me refiero a la educación vial. Si eres peatón, usa los puentes, cruza en las esquinas y evita estar caminando viendo tu celular.

Si estás manejando, deja el celular, sintoniza tu estación o música antes de avanzar y por favor, no hagas transmisiones en vivo estando en movimiento. El semáforo amarillo no es para acelerar, pero sí para frenar. Checa la ruta y tu camino antes si es que lo desconoces para que sepas por dónde hay que transitar. Usemos las direccionales, guardemos distancia.

Más educación y auto-respeto. Me refiero a tener el seguro de carro, licencia vigente y tarjeta de circulación al corriente. El carro con el que se estampó mi familiar no tenía los documentos como se debe, quería que “se arreglaran” así nomás. Aquí pululan los automóviles con placas americanas con cero licencia y sabrá Dios qué más les falte.

Si uno paga el seguro del carro pero no pagamos las placas o la licencia está vencida, no se nos cubrirá nada. Es importante tener esto en cuenta porque lamentablemente, las calles de Tijuana no ayudan, los señalamientos menos ni la gente que de repente es imprudente o desconoce los sentidos de las calles. En resumen, los accidentes suceden y las emergencias nos tienen que agarrar prevenidos.

Si nuestras autoridades advierten que no tenemos educación vial, diseñar medidas que ayuden a favorecer esto sería ideal. Que Tijuana, de por sí insegura, ya no sea un peligro más al subirte a un carro.

Tijuana, el municipio más poblado de México, merece calles y avenidas mejores, merece que sus ciudadanos se eduquen o bien, igual poner cámaras para detectar y así sancionar a quienes se fugan tranquilamente provocando desgracias.

Esto es trabajo de todos y si a cada rato leemos que hay accidentes en ciertas zonas, ¿qué espera el ayuntamiento para mejorar todo? ¡Merecemos un buen servicio de transporte! También, merecemos que los taxistas y camiones sean responsables.

¿Qué sugieres se podría hacer para mejorar el tránsito vehicular en nuestra coqueta ciudad?