Les gustaba vivir de los demás

TIJUANA.-  La Subprocuraduría de Justicia en zona, a través de la Unidad Integral Contra El Robo investiga a tres personas que en hechos distintos se encuentran relacionadas en los delitos de robo.

En el primer caso, se investiga a Juan Manuel Tello Estrada, alias “El Poncho”, de 22 años de edad por el delito de robo en grado de tentativa cometido en agravio de la negociación denominada Pop Diner ubicada en la calle Sexta avenida Revolución en la zona Centro.

Los hechos se registraron el pasado 26 de agosto  cuando el hoy indiciado había ingresado a la negociación para dirigirse a la oficina de administración en donde se guarda el efectivo.

El indiciado sabía exactamente en donde se localizaba el dinero, ya que tiempo atrás había laborado como mesero en este lugar.

“El Poncho” confesó haber cometido este delito en al menos cuatro ocasiones y, manifestó que las primera vez logró sustraer 2 mil pesos, 3 mil pesos la segunda vez,  2 mil pesos la tercera ocasión y 6 mil pesos la última vez.

En un segundo caso, agentes Ministeriales investigan a Yoshio Antonio Gil Ramos, de 30 años de edad, por su presunta responsabilidad en el delito de robo en casa habitación.

Los hechos se registraron el pasado 31 de agosto en una vivienda ubicada en la colonia Alfonso Ballesteros. Tras percatarse de los sucedido, el ofendido dio aviso a las autoridades, ya que la puerta de una bodega en donde almacena artículos se encontraba abierta.

Entre las herramientas que le fueron hurtadas se encuentra; un compresor de aire, dos tanques de almacenaje, una planta generadora de corriente a gasolina, un cargador de baterías de corriente alterna a corriente directa y un taladro de tres octavos así como herramienta diversa.

De las investigaciones realizadas por los agentes de la PME, se pudo establecer la participación de Gil Ramos en el robo al lugar cerrado.

Relacionado con un robo en casa habitación se encuentra Armando Avalos Camacho, alias “El Erner”, (a) “El Poña”, de 21 años de edad.

Avalos Camacho es investigado por ser probable responsable de un robo cometido el pasado 27 de julio en  la colonia Pedregal de Santa Julia, de donde sustrajo aretes de oro y un teléfono celular.

El indiciado, manifestó que los aretes los empeñó por la cantidad de 850 pesos y el teléfono lo vendió a 400 pesos.

Los tres indiciados antes mencionados, continúan siendo investigados por la autoridad Ministerial por la comisión de los delitos que se les imputan.