Las ventajas de optar por Shildt

Por Pedro Gutiérrez

Iniciando el orden al bat

Después de varias semanas de búsqueda, los Padres de San Diego eligieron a Mike Shildt como su nuevo manejador, instalando a un hombre de experiencia al mando, para sustituir a Bob Melvin, quien tomó las riendas de los rivales Gigantes de San Francisco.

Shildt llega con tres años de experiencia como manager de Grandes Ligas, ya que previamente dirigió a los Cardenales de San Luis del 2018 al 2021, guiándolos a la postemporada durante los tres años que estuvo al frente del club, incluyendo el 2020 donde fueron eliminados por San Diego y en el 2019 cuando fue nombrado Manejador del Año en la Liga Nacional.

Previo a ello, Shildt inició su carrera como coach en el béisbol profesional en el 2004, trabajando en ligas menores dentro de la organización de los Cardenales hasta el 2017, ya que fue cuando ascendió a Las Mayores, por lo que el camino recorrido lo ha visto prepararse para las responsabilidades que ahora toma con los Frailes.

Como un incentivo adicional, Shildt lleva dos años trabajando en San Diego, cumpliendo con una variedad de roles dentro del equipo, por lo que es evidente que está familiarizado con la cultura actual del equipo y su toma de mando debe de ser completamente natural y sin periodo de ajuste al club.

Mientras que figuras como Benji Gil, Adrián González y Ryan Flaherty traían mucha experiencia en cuanto a sus vidas dentro de la pelota, los tres carecían de la experiencia que Shildt ha acumulado, en tanto que Phil Nevin cumplía con el factor de experiencia de la mano con su historial jugando para los Padres, pero no contaba con el éxito que Shildt ha tenido ya como manager probado.

Tomando en cuenta la construcción del roster de los Padres, el irse por un hombre de experiencia fue la mejor decisión posible para el 2024 y más allá.

Una pequeña trivia

Nombra al Top 3 de lanzadores de los Padres, con más apariciones en la historia del equipo.

Calentando en el Bullpen

Los Cardenales han sido el equipo más activo, fortaleciendo su pitcheo abridor con la firma de tres lanzadores distintos, Sonny Gray, Lance Lynn y Kyle Gibson. Los tres de forma inmediata mejoran las posibilidades del equipo dentro de la División Central, tras finalizar el 2023 en quinto y último lugar.

Mientras que Lynn y Gibson pactaron por un año, Gray llegó a un acuerdo por tres campañas, a un valor promedio de 25 millones de dólares por temporada, recibiendo la garantía de 75 millones.

Otras firmas de notoriedad incluyen el retorno de Jason Heyward a los Dodgers por un año y 9 millones junto con Kenta Maeda quien firmó por dos años con los Tigres de Detroit.

Y la respuesta es…

Trevor Hoffman (901), Craig Lefferts (375) y Luke Gregerson (363). Por esta semana es todo, pero les recuerdo que “cada strike en la vida, los trae más cerca de su próximo cuadrangular”.