Las redes sociales serán definitivas

Por Jorge Barreto

Una historia reciente del triunfo de las redes sociales fue el triunfo de Emmanuel Macron en la lucha por la presidencia de Francia.

Ganó en una efímera carrera contra los partidos establecidos pero con un gran apoyo de la ciudadanía a través de las redes sociales en un plazo muy breve.

En nuestro país es claro qué hay una mordaza evidente en los medios de comunicación concesionadas por el gobierno para dar información de los avances y actos de la oposición.

Las redes sociales y las diferentes plataformas sí están atentas a las presentaciones de la oposición, debido a que la inconformidad existente contra el régimen actual es grande, ya que los abusos y la corrupción de personas allegadas al presidente en turno ya han sido acusados, con pruebas fehacientes, de un uso indebido de la influencia presidencial.

Ya vimos dos eventos de Xóchitl, el primero en Fresnillo, Zacatecas, probablemente la ciudad más violenta de México, donde hubo una nutrida asistencia en el inicio de la campaña, a las 12 de la noche.

En ese mismo día, en Irapuato y después Zapopan, Jalisco, con un estadio lleno de simpatizantes, llegados por su propia voluntad, sin acarreos, ni torta ni refresco.

Estos eventos pasaron desapercibidos en los noticieros y programas concesionados, posiblemente por una veda abierta o una amenaza velada.

Esta es la “democracia” que tanto se cacarea que rige en nuestro país (sic).

El apoyo a candidatos oficiales el apoyo es real y evidente. A la oposición, nulo apoyo.

Aun así, la aceptación de Xóchitl fue evidente desde el primer minuto de la campaña. “Las redes sociales serán definitivas”.