Las mujeres rompen barreras en la NFL

Por Adriana Zapién y Valente Garcia de Quevedo

Le conté a Valente que según datos estadísticos, los turistas mexicanos representan cada año cerca del 5 por ciento de las entradas vendidas para el Super Bowl, debido a que los mexicanos son la mayor afición de la NFL fuera de Estado Unidos con 13 millones que ven el Super Bowl por televisión, de los cuales 55 por ciento son hombres y 45 por ciento mujeres, según la firma Nielsen Ibope.

El evento deportivo más grande y popular de Estados Unidos donde se disputa el título de campeón de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL), reúne frente al televisor a casi 200 millones de estadounidense de los cuales 35 por ciento son mujeres. Pero la participación femenina no sólo ha crecido en afición, sino que ha derribado barreras que les impedían relacionarse en puestos que sólo eran ocupados por hombres y dejaba a las mujeres fuera de posiciones más allá de ser animadoras para el deleite del público masculino.

En 2020 ONU-Mujeres había iniciado una campaña llamada “Generación Igualdad: por los derechos de las mujeres y un futuro igualitario” conmemorando el aniversario 25 de la Declaración de la plataforma de Beijín, reconocida como la hoja de ruta más progresista para el empoderamiento de las mujeres y las niñas de todo el mundo. Por eso consideraban al 2020 un año decisivo para la promoción intensiva de la igualdad de género en todo el mundo.

La NFL se sumaba a abrir los espacios, marcando sus pasos firmes después de que el año pasado Katie Sowers fue la primera mujer en la historia que integraba el cuerpo técnico de un equipo que jugaba en un Super Bowl (49ers). Ante lo que ella misma decía “Lo más importante de ser la primera coach es que no que seré la última y seguiremos creciendo”.  Y eso no lo podemos dudar ya que después de la Ley Rooney en 2003, la NFL lleva una dinámica de inclusión que muchas empresas han tomado como modelo. Como ejemplo el banco BBVA la menciona en su política de inclusión en busca de la igualdad en sus plantillas y cuerpos directivos.

Por esa razón la NFL ha estado atenta a responder adecuadamente las necesidades del mundo, y en 2017 ya tenía tres coaches mujeres que sentaban precedentes para abrir espacio a otras que buscaban colocarse en el staff de cualquiera de los 32 equipos de la liga. Collette Smith, coach de defensa (Jets de Nueva York); Kathryn Smith (Bills de Búfalo) y Jen Welter (Cardinals de Arizona), que ante su llegada a Cardinals su head coach Bruce Arians hizo un llamado a los otros 31 equipos de la liga a integrar mujeres en su staff, quienes reaccionaron favorablemente y comenzaron a unir mujeres a sus organizaciones.

Este año no será la excepción para que otra mujer debute en un super tazón en un puesto clave. Y será en el cuerpo arbitral con Sarah Thomas de 47 años como jueza de downs; quien desde 2015 hizo historia convirtiéndose en árbitro permanente de la NFL y cuyo desempeño es considerado de élite por su compromiso con la excelencia que le han valido el derecho a oficiar el Super Bowl, según lo ha declarado el vicepresidente ejecutivo de la NFL.

Las prácticas socialmente responsables de la NFL seguirán, pero sin duda tomarán fuerza con Gayle Benson, Kim Pegula, Sheila Ford Hamp (quien sucedió a su madre Martha Firestone Ford), Janice McNair y Virginia Halas McCaskey, mujeres propietarias de equipos con poder y compromiso en la organización y que son punta de lanza en la revolución femenina en la NFL.