Las lujosas islas Sychelles en riesgo

Por Adriana Zapién y Valente García de Quevedo

El año pasado escribí un artículo sobre la crisis del calentamiento global y el peligro que amenaza a las islas del mundo que provoca la subida de los niveles del mar que pueden dejarlas bajo el agua, provocar la muerte de las barreras de coral y como lo vimos en 2018 con el huracán María que dejó gran devastación en las todas las islas caribeñas de Antigua y Barbuda, Dominica, Islas Vírgenes y Puerto Rico.

Entre 2002 y 2020 el aumento progresivo de temperatura provocó la pérdida de cinco toneladas de hielo de los glaciares de Groenlandia y se estimaba que las afectaciones del deshielo de los glaciares aumentarán el nivel del mar poco más de cincuenta centímetros por dos grados de aumento de temperatura. Cuando se calienta el ambiente y el agua de los océanos, se produce un desequilibrio debido a que el CO2 de la atmosfera se vuelve más ácido provocando el blanqueamiento y destrucción de los arrecifes de coral, desarrollando una reacción en cadena negativa para la biodiversidad marina.

Por estos daños y ante la amenaza en las paradisiacas islas Sychelles que forman un archipiélago en el Océano Índico con playas coralinas y resorts de lujo, su gobierno emitió deuda a los mercados de valores en octubre de 2018 para financiar el primer programa de bonos azules que tiene como objetivo salvar las 115 islas que forman este pequeño estado insulares que se ven amenazados por el calentamiento global por la desaparición de los arrecifes de coral y por el aumento del nivel del mar.

En 1998 y en 2016 un blanqueamiento masivo mató a más del 90 por ciento de todos los corales de las islas Seychelles dejando un cementerio de corales. La muerte de los arrecifes desencadena el colapso del ecosistema marino que amenaza los medios de subsistencia locales y elimina la barrera natural contra las olas provocando erosiones costeras que podrían desaparecer las islas donde viven entre 90 y 100 mil personas. El proyecto de inversión de Sychelles combina la inversión pública y privada para movilizar recursos y transitar hacia una pesca sostenible y aumentar las áreas marinas protegidas. Y a todas las acciones de protección se vuelve relevante el tema del turismo sostenible.

Estas islas fueron descubiertas por los franceses en el siglo XVIII por lo que las construcciones de sus centros de población conservan el aire colonial y su nombre se le dio en honor al que fuera ministro de finanzas del rey Luis XV, Jean Moreau de Séchelles, los ingleses también tuvieron influencia y es común que beban té. Su población es una mezcla criolla derivada de esa colonia cuya concina es resultado de una mezcla de comida francesa, china, india y criolla y su población vive de la exportación de coco y de canela y del turismo de lujo sus hoteles buscan la exclusividad alejándose del turismo masivo, cinco estrellas y más allá.

Los visitantes gozan de villas con la mayor privacidad con piscinas que pareciera se mezclan con el Atlántico, y todo esto está en riesgo si la temperatura sigue subiendo, el mar se sigue calentando y los corales se siguen blanqueando. Para que se den una idea, una semana en una habitación doble en el hotel Mango House Seychelles cuesta 83 mil pesos y los vuelos desde San Diego con una escala en Nueva York y otra en Doha, Catar pueden costar 50 mil pesos. Así que si quieren una luna de miel en este paraíso ahí les dejo el dato para que lo vayan planeando.