Las cosas buenas

Por Juan José Alonso Llera

“Cuidado con la felicidad light, esa que se nos quiere vender como que está al alcance de todos con un clic, siendo este la nueva dopamina en nuestro mundo virtual/real”

Regresando a Tijuana en un largo vuelo desde Panamá, me dio tiempo de terminar el libro de una psiquiatra que conozco bien y que me encantaría poderla llamar amiga, simplemente hemos charlado algunas veces. El documento en cuestión se llama: “Cómo hacer que te pasen cosas buenas”, de Marian Rojas Estapé. Ella parte de la base que tus emociones y pensamientos tienen un impacto directo en tu organismo, en tu percepción de la realidad e incluso en tus propios genes, somos más de lo que comemos y bebemos, de hecho somos lo que pensamos y sentimos. Así que tenemos que gestionar mejor nuestros conflictos, para aminorar o desaparecer de nuestras vidas la ansiedad y la depresión, que son las enfermedades más frecuentes de esta era. Les quiero compartir algunas de las ideas fundamentales que sirvan de semillas, para que generen una introspección profunda y reflexionen sobre a donde vamos como personas.

No creo que exista ninguna biografía sin heridas, las derrotas y cómo encajarlas son lo más decisivo en cualquier trayectoria de vida. Gran parte de que nos pasen cosas buenas depende del cómo conseguimos generar relaciones correctas con los demás. Marian nos aporta una serie de pensamientos breves para guiarnos por este camino:

  • Hay que mostrar interés genuino por las personas, esfuérzate siempre en interesarte, no en entrometerte
  • Haz hasta lo imposible por recordar datos importantes, nombres, cumpleaños, etc.
  • Profundiza, en las vidas, aficiones y profesiones
  • Evita juzgar
  • No impongas tu criterio, creencias o valores
  • Asómbrate y aprovecha los intereses comunes
  • Sonríe, ríe y canta con ellos
  • Ayuda si puedes
  • No tengas miedo de sentirte vulnerable ante otro, o pedir ayuda
  • Habla bien de los demás, no critiques (difícil para mí)
  • Cuenta historias, comparte
  • No pierdas la educación, se amable
  • No olvides que para recibir tienes que dar y darte
  • Preocúpate más por tu conciencia que por tu reputación
  • Evita la culpa, practica el perdón y la compasión

Precisamente el meollo del asunto es la cuestión del perdón. Olvidar es algo de lo que solamente el tiempo se ocupa, pero perdonar es un acto de voluntad y solamente el que sufre está calificado para tomar la decisión. “Perdonar es ir al pasado y volver sano y salvo”

En resumen se trata de tener la mejor versión de uno mismo y primero que nada hay que responder: ¿Quién soy yo?, tres pasos para ello:

  1. Conocerme
  2. Comprenderme
  3. Aceptarme

Para poder llegar a la mejor versión de ti, que como fórmula es:

(Conocimientos  + Voluntad + Proyecto de vida) x Pasión.

Deja tu Corazón volar, traza un plan de acción y ejecútalo. No olvides que en esta vida hay tres clases de personas: los que hacen que las cosas pasen, los que miran las cosas que pasan y los que se preguntan qué ha pasado. ¿Quién eres tú? Nunca es tarde para empezar de nuevo

P.D. Querido lector agradezco tu atención a esta tormenta de ideas que aparentemente pudieran no estar enlazadas, pero con que te quedes con alguna, seguramente contribuirá para hacer que te pasen cosas buenas.