Las cinco historias positivas de los Padres

Iniciando el orden al bat

Llegando al último fin de semana de la temporada con más de 90 derrotas, es fácil señalar que este 2016 ha sido un año de malos resultados deportivos para los Padres de San Diego y pese a que su sistema de ligas menores ha sido reconstruido con muchas piezas talentosas que prometen un futuro brillante, en cuanto al presente, puedo entender el argumento de los aficionados de “otro mal año”.

Con todo eso, mejor me enfocaré a irme por el lado opuesto, anotando las que fueron las cinco historias positivas de la temporada, porque seamos honestos, si algo negativo trae un aprendizaje, entonces no todo fue malo.

#1 – El desarrollo de Luis Perdomo. Increíble cómo se convirtió del último lanzador del bullpen como draft Regla V, al líder en entradas lanzadas de todo el cuerpo de pitcheo. En una etapa en donde su desarrollo debía venir en las menores, todo lo realizó directamente en MLB, estableciéndose como el mejor lanzador del equipo.

#2 – El impacto de Ryan Schimpf. Tuvieron que pasar por tres lesiones en la segunda base para que Schimpf finalmente recibiera su oportunidad en Grandes y vaya que no decepcionó, convirtiendo una posición muerta en una fuente de poder y a la vez brindando solidez a la parte media del lineup.

#3 – Una temporada completa de Wil Myers. Por primera ocasión rebasó los 100 juegos, uniendo su salud a la gran producción, acariciando los 30 jonrones y las 100 producidas. Con un gran verano se convirtió en la figura central que la franquicia tanto necesitaba, inclusive representando a la Liga Nacional como cuarto al orden en el Juego de Estrellas.

#4 – La llegada de Margot, Renfroe y Hedges. Los tres figuran ser partes vitales para las esperanzas del 2017, por lo que no fue coincidencia que fueron mandados llamar de las menores el mismo día. En apenas su primera semana, cada uno ya ha mostrado destellos de lo que podemos esperar para el próximo año.

#5 – El éxito de Clayton Richard. Tras pasar el inicio de la temporada con los Cubs como relevo, fue dado de baja y rescatado por San Diego durante la segunda mitad y vaya que no decepcionó. En su regreso a la organización, Richard lanzó de manera brillante, con una baja efectividad y gran comando de la zona de strike, brindando al club una oportunidad de ganar de manera constante.

Una pequeña trivia

Menciona las ocasiones en que los Padres han ganado al menos 90 juegos en una temporada.

En el círculo de espera

Este fin de semana los Padres finalizan su temporada 2016 con una serie de tres juegos en Phoenix, enfrentando a los Diamondbacks de Arizona y juzgando por los resultados de las últimas semanas, la serie al menos definirá quien queda en cuarto lugar en la división Oeste de la Liga Nacional.

 

No será mucho consuelo, pero la realidad es que nadie quiere quedar en último lugar. Nadie.

Y la respuesta es…

1984 (92), 1996 (91), 1998 (98) y 2010 (90). En todas excepto en el 2010 avanzaron a playoffs.

Por esta semana es todo, pero les recuerdo que “cada strike en la vida, los trae más cerca de su próximo cuadrangular”.

Compartir
Artículo anteriorDe mis pláticas a solas
Artículo siguienteJugando a no perder