Las características de una temporada reducida

Por Pedro Gutiérrez

Iniciando el orden al bat

En las condiciones normales, el calendario de seis meses y 162 juegos de Grandes Ligas está diseñado para que aquellos que lleguen a la postemporada, en realidad sean los equipos más fuertes, los que pudieron mantener el éxito a lo largo del maratón que es una temporada.

En cualquier deporte, cualquier equipo puede enracharse de forma positiva por un lapso de tiempo, así como también tener un mal momento en donde las cosas simplemente no funcionen, es por ello que la temporada de béisbol es única en el  género deportivo, funcionando como un verdadero filtro que separa a los contendientes del resto y cuando hay sorpresas en playoffs es porque genuinamente el equipo es competitivo.

Al tener incertidumbre alrededor de este 2020, es donde las condiciones del juego van a cambiar ya que si es que existe una temporada, esta misma no será de la duración normal de 162 juegos. Todo depende de la fecha de inicio y con los rumores actuales recorriendo desde finales de mayo hasta julio inclusive, lo cual demuestra que la especulación solo nos apunta hacia el hecho de una cantidad menor a los 162.

Es entonces cuando reduces un tercio de la campaña, cuando menos, en donde cambian las cosas, ya que para equipos que se encuentran en la burbuja respecto a ser contendientes, es más fácil mantener el éxito por cuatro meses que por seis.

Un claro ejemplo son los Padres de San Diego, quienes en el 2019 finalizaron como un club que apenas ganó el 43 por ciento de sus juegos, sin embargo esto se debió al hecho de que no mantuvieron un buen ritmo en la segunda mitad, esto tras ser un club que ganó el 50 por ciento de sus juegos al momento en que llegamos a la pausa del Juego de Estrellas.

Este ejemplo puede ser una clave para San Diego, ya que el ritmo que le tienen que mantener a los Dodgers es reducido en un 33 por ciento y una vez combinado con los juegos divisionales, es fácil visualizar un escenario en donde los Padres estén en la pelea. Sin embargo, para que esto pueda ser realidad se requiere la luz verde para la temporada, la cual aún no la vemos de forma cercana.

Una pequeña trivia

Menciona al lanzador con la mayor cantidad de apariciones en Grandes Ligas.

Calentando en el Bullpen

Sin ser nada oficial, poco a poco se han filtrado algunas de las ideas de la oficina de MLB con respecto a la planeación de esta temporada debido a la pandemia del Covid-19. Entre concentrar a los 30 equipos en Arizona o hacer a un lado el concepto de Liga Americana o Liga Nacional y en vez dividir a los equipos conforme a su pertenencia a la Liga del Cactus o la Liga de la Toronja, la oficina del Comisionado Rob Manfred ha estudiado una variedad de escenarios que pueden presentarse con la finalidad de tener actividad.

Esto solo nos dice que están cumpliendo con sus labores de visualizar cual es el mejor plan para poder montar juegos de temporada regular y la realidad es que de acorde a lo que estamos viviendo en el mundo, es todo lo que podemos pedir.

Y la respuesta es…

Jesse Orosco con 1252 apariciones, de las cuales 42 de ellas fueron con los Padres en la temporada 2003, su última en MLB.

Por esta semana es todo, pero les recuerdo que “cada strike en la vida, los trae más cerca de su próximo cuadrangular”.