¡La usanza priista!

Por José Cervantes Govea *

El sistema político mexicano creó al PRI y el priismo inauguró una época de modernidad que no termina de madurar, o quizás se pasó de maduración y ahora se pudre: La vida nacional involucionó porque el modelo político mexicano fue mal diseñado. La nula o mala educación académica, cívica, ciudadana y política generó confusión de poderes y usurpación de funciones en el Estado mexicano.

 

La subsidiariedad, característica fundamental para el desarrollo social, fue asumida “paternalistamente” por el Poder Ejecutivo.  Nuestra multireformada Constitución en aras de la modernidad y equilibrio dispone que  “El Supremo Poder de la Federación se divide para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial. No podrán reunirse dos o más de estos Poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el Legislativo en un individuo, salvo el caso de facultades extraordinarias al Ejecutivo de la Unión, conforme a lo dispuesto en el artículo 29. En ningún otro caso, salvo lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 131, se otorgarán facultades extraordinarias para legislar”.  

Sin embargo el presidente “manda”  a quienes deben mandar e “instruye” a quienes deben juzgar. Nuestr@s representantes, el Poder Legislativo, y Jueces y Ministros del Poder Judicial son y están sometidos por el poder omnímodo del Poder Ejecutivo. El presidente como el “gran hacedor de leyes” envía iniciativas para reformar la Constitución y crear nuevas –más?- Leyes, y el Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos se limita a aprobralas. L@s diputad@s simulan que las discuten y  aprueban lo que “manda” el presidente, ha! y también  presentan “puntos de acuerdo” para crear comisiones y “exigir” tímidamente la rendición de cuentas.

Los usos y costumbres son tan poderosos que son fuente del Derecho, y se transforman en Ley cuando son presentados, justificados y sometidos al proceso legislativo. Solo falta que la corrupción, delincuencia e impunidad, flagelos cotidianos vistos, avalados, practicados y aceptados ya como “usos y costumbres”,  sean legalizados a iniciativa y propuesta del presidente. Así, la “usanza priista”,  se ha impuesto al sistema de partidos y creó varios Frankensteins de la política mexicana, como la burocracia y la partidocracia entre muchos otros. Mientras el desorden, anarquismo,  delincuencia, y la corrupción avalada por el presidente se generaliza y crecen,  la clase política  está empeñada en cambiarnos la percepción y “vendernos” y “vender” a México, nacional e internacionalmente como un paraíso, “gastando” fallidamente miles de millones de pesos. 

El Presidente y algunos Gobernadores, Munícipes y Regidores, el Poder Legislativo, el Poder Judicial y Organismos autónomos nos “bombardean” cotidianamente para informarnos que están trabajando para el bienestar social, y de paso promoverse en el ánimo público, darse a conocer y hacerse presentes a la hora de las encuestas para obtener una nominación para contender por algún cargo público de elección. 

El Poder Ejecutivo quiere convencernos que está creando empleos de calidad mundial, el Legislativo que está trabajando para mejorar el salario mínimo general y el Poder Judicial informa que “Tus derechos están garantizados por la Constitución y la Constitución por ellos, para salvaguardar tus derechos”: Todos a la “usanza priista”.

 

*José Cervantes Govea  radica en Tijuana, es Contador Público egresado de la U.A.B.C. y Abogado egresado de UNIVER Tijuana. Acepta comentarios a jocegovea@yahoo.com

 

Compartir
Artículo anterior¿Todo en uno?
Artículo siguienteLa fábrica de pobres