La tormenta perfecta

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

Una tormenta perfecta según los expertos es un fenómeno meteorológico que agrupa varios elementos de manera simultánea y pueden derivar en un desastre en caso que se dé en un lugar transitado por gente, tal como sucedió en la década de los noventas con el barco pesquero Andrea Gail.

 

Entre los elementos que se están dando lugar en nuestra ciudad y otros más que se están generando de manera interna en algunas empresas de la localidad, parecería que se está dando una analogía de una tormenta perfecta en términos de capital humano que puede poner en serios problemas de retención de personal a quienes no estén tomando la medidas adecuadas y a tiempo.

Por un lado está la apertura de nuevas plantas de producción con planes para iniciar operaciones de manera casi inmediata, lo cual los lleva a la necesidad de cubrir sus vacantes desde ensambladores hasta puestos directivos lo más pronto posible.

Por otro lado están las plantas ya instaladas desde hace tiempo, pero que por alguna razón se ven en la necesidad de incrementar su producción, por lo que al igual que las compañías que están iniciando operaciones, también las que están creciendo requieren de cubrir sus vacantes recién generadas y lógicamente lo deben lo más pronto posible.

Otro elemento es el número de profesionistas realmente calificados y bilingües que sigue siendo limitado para las necesidades actuales del sector empresarial. Se habla que sigue habiendo una tasa de desempleo alta en la región, sin embargo una verdad innegable es que alguien calificado y que domine el inglés rara vez está desempleado.  

A estos elementos que de alguna manera se le pueden llamar externos o ajenos a las empresas en lo particular ya que están fuera de su control, podemos agregar los que podríamos llamar los internos; estos son como el ambiente laboral, tipo de liderazgo ejercido, oportunidades de desarrollo, hasta el aspecto salarial.

En resumen, durante este último año han llegado nuevas empresas, otras ya establecidas están en crecimiento, el abastecimiento de capital humano calificado sigue siendo insuficiente lo cual provoca un alza a los salarios en perfiles específicos en un intento de atraer a los mejores, y si a esto le agregamos que algunas empresas pudieran tener un ambiente laboral inadecuado o que aun teniéndolo carecen de una estructura salarial poco competitiva, todo está dado para generar una tormenta perfecta en términos de rotación de personal.

Estamos en un momento en el que una gran mayoría de los colaboradores independientemente de sus “camisetas puestas”, se ponen a disposición del mejor postor. Algunos dirán: “esto es temporal y que eventualmente todo volverá a la normalidad” pero también es cierto que mientras la tormenta perfecta dure, algunas empresas pudieran verse seriamente afectadas en sus planes organizacionales debido a su baja retención de talento.

 

Correo: hector.guerrero@medtronic.com

Twitter: @HectorFGuerrero

 

*Gerente Sr. de Recursos Humanos Medtronic México. Ex Presidente de ARHITAC.