La solución está en tus manos

Por Maru Lozano Carbonell

En Europa, cada 21 de enero se celebra el Día Europeo de la Mediación, cultura de más de cuarenta años. Y también por difusión, muchas Asociaciones la llaman Día Internacional de la Mediación porque en Estados Unidos y Canadá tiene más de treinta años. Ya si nos acercamos, en Tijuana tenemos como cinco años pero tú le preguntas a alguien qué es Mediación y la mayoría no sabe.

Siempre que exista gente, habrá problemas y si vamos a estar yendo a un juzgado a tratar la consecuencia pues seguiremos en conflicto porque todos deseamos “justicia” y se nos olvida que la solución está en nuestras manos, sin embargo, la pasamos a un juez para que éste decida.

Cuando alguien externo decide, queda una sed de venganza, un sabor de boca amargo y unas ganas de emular el conflicto en diferentes escenarios hasta convertirse de alguna manera en vencedor.

Hay una manera de resolver pacíficamente las cosas bajo la premisa “ganar-ganar” y esto es Mediación. Es rápida, económica, desgasta menos, sólo que hay situaciones duras que definitivamente no son mediables.

¿Cómo podríamos diferenciar la mediación del arbitraje?  En mediación ambas partes ganan; en el arbitraje, después de una confrontación, alguien tiene que perder.

¿Cómo funciona? Hay un mediador que cuenta con experiencia acreditada y se encarga de establecer la comunicación y acercamientos necesarios para que las partes lleguen a un arreglo que se ajuste a sus necesidades, plasmando y firmando esto en un convenio oficial.

Si tienes problemas con un vecino, con tu pareja, con tus familiares por una herencia, etc., Mediación es la solución porque los hay para asuntos familiares, civiles y mercantiles. También existe mediación comunitaria, educativa, escolar, por mencionar sólo algunas otras áreas de esta beneficiosa labor.

Es importante tener claro que Mediación no es terapia ni es consulta jurídica. Mediación es recibir la intervención para que un “imparcial” genere la corresponsabilidad de los involucrados porque ellos son los sabios e interesados en saber lo que requieren, es voluntaria, confidencial y lo que se acuerde en mediación, se firma y queda legalmente como “cosa juzgada”, es decir, de no respetarse el acuerdo, ahí sí un juez exigiría que se lleve a cabo.

Existen formadores de mediadores que en México están llevando esto a nivel maestría en varias universidades pero podemos aprender tanto de los españoles, de los americanos, de los argentinos, que nos llevan décadas de ventaja en experiencia. Si te quieres formar y certificar en Tijuana, busca al Lic. Enrique Pérez Rico.

La mediación no nada más sirve para solucionar conflictos sino para prevenir otros, porque todos queremos justicia, todos queremos paz, todos queremos expresarnos, todos queremos ser escuchados y validados, y todo esto lo encuentras con un mediador.

Saber gestionar nuestras emociones desde casa y escuela, haría que nos den ganas de levantar la voz de todos, apostemos por la solución pacífica de conflictos y aprendamos a hacerlo en todos los entornos.

Escuelas:  En lugar de prefecturas, implanten mediación educativa y escolar. Les aseguro que la experiencia es formadora y revitalizadora. Personalmente puedo compartir que desde España me guiaron e implanté Mediación en una escuela y los resultados son increíbles.

El recurso es humano, es decir, ¡eres tú! Sólo hace falta información. Mientras tanto y para todos aquellos mediadores: ¡Muchas felicidades!