La soberbia es la defensa del farsante

Por Jorge Barreto

Palabras de José de San Martín, libertador de Argentina, Chile y Perú.

“La soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices mortales que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder”.

Que frase tan apropiada para muchos servidores públicos que no entienden su función, viendo únicamente los beneficios que podrían tener con el puesto en cuestión, sin entender el término ni la definición de ser un funcionario gubernamental, dígase servidor público.

Este síndrome no es privativo del gobierno federal sino de todos los organismos, públicos o privados, que reflejan en su actitud el comportamiento de su líder.

En nuestro gobierno actual, este mal es crónico, permanente y contagioso que viene desde la cabeza del sistema, y lo vemos diariamente en las apariciones diarias del presidente en turno, los diputados, líderes de su partido, la pre candidata en funciones, y ahora el mejor ejemplo que es la flamante nueva ministra de la SCJN, Batres, ejemplo de soberbia e ignorancia, clásica representativa de la opinión de José de San Martín.

Hemos tenido mandatarios mundiales ejemplares, respetados por su personalidad, su eficiencia y sencillez, que han sido orgullo de sus países. 

Pregunta: ¿Por qué es tan difícil lograrlo entre nosotros? ¿Por qué a muchos de los funcionarios de este régimen, les dan el mínimo puesto y hasta la forma de caminar les cambia?

“La soberbia es la defensa del farsante”.