La Selfie con Francisco

Por Juan José Alonso Llera

Después de ver y leer durante varios días sobre todos los eventos del Papa Francisco, dejé pasar la  vorágine de información, para poder omitir alguna opinión, o simplemente transmitirles que fue lo que mi cerebro desmenuzó de esta magna visita. También debo decir que un par de colegas usaron ya un título similar pero con un ángulo muy distinto al que quiero platicar.

Jorge Mario Bergoglio, Argentino nacido el 17 de diciembre de 1936, es el papa de la Iglesia católica número 266. Como tal, es el jefe de Estado y el octavo soberano de la Ciudad del Vaticano. Miembro de la Compañía de Jesús que trabajó una temporada como técnico químico.

Llama poderosamente la atención su espiritualidad, carácter y sencillez (rarísima en los príncipes de la iglesia) motivos por los cuales Juan Pablo II lo designó como obispo titular de la diócesis de Oca y uno de los cuatro obispos auxiliares de la arquidiócesis de Buenos Aires. No hay que perder de vista que vino como Jefe del Estado Vaticano, que  se supone que para el Estado Mexicano (laico, o Benito Juárez se levantará de su tumba), es un político “más”, con el cual se debe seguir un protocolo y ver por su seguridad.

Pero la verdad parecía la oportunidad de “usar” al religioso para que la camarilla Peñanietista se congraciara con todos los mexicanos, sirviendo como paliativo a las reformas de un país que no existe, a un tipo de cambio sin control, a una violencia desmedida, a un dispendio insultante y a una larga lista de insultos, abusos y demás lindezas con las que vivimos todos los aztecas. El jefe de Estado es quien representa la unidad de un país y su continuidad ante el Estado mismo e internacionalmente. ¿Queda Claro?

No soy nadie para decidir la agenda de Francisco, pero creo que dar las declaraciones más fuertes en el avión de regreso, no fue lo más atinado, pero entiendo que en su postura de jefe de Estado, no puede violentarse con la grey política que le sacó mucho jugo, seguramente a cambio de algo, siempre buscando el ganar-ganar. Me quedo con el mensaje de aliento y paz que lleva dentro de sí, este carismático ser, que en sus terrenos donde si manda él, vino a poner en cintura a Norberto y compañía, dándoles ejemplo de austeridad, sabiduría y sensatez, ya que los príncipes locales realmente viven de una manera muy distinta a lo que pregona la iglesia católica; están rodeados de sirvientes, autos, lujos, canonjías, niños y totalmente alejados de los feligreses, pero eso sí, muy cercanos a la política, los políticos y el poder, para garantizar su increíble manera de vivir, como los célebres Mirreyes Onésimo y Berlie., solo por citar algunos.

En fin para el gobierno federal, Gaviota incluida todo quedó en la “Selfie con Francisco”, que no pasó de una simulación de eventos donde se tomaron la foto todos los consentidos en lugares privilegiados, no salieron los temas importantes y a los fieles se les dio la esperanza del perdón de sus pecados, aun así Francisco, te ¡admiro! y te entiendo, esperaba más, pero es lo que hay.

PD: Pobre Veracruz, con el incontrolable y hechicero Javier Duarte. Manlio por favor pon en orden ya a tu pupilo.

 

*Profesor de posgrado de CETYS universidad e IPADE Business School, jjalonso@hotmail.com