La profundidad de los Padres se pone a prueba

Por Pedro Gutiérrez

Iniciando el orden al bat

Hay muchos factores que determinan la calidad de un equipo y uno de ellos es el afrontar los retos que vienen en el camino de una temporada y aunque esta campaña es corta de tan sólo 60 juegos, de cualquier manera estos mismos se presentan.

La incapacidad de jugadores es un tema que siempre ataca a cualquier roster de Grandes Ligas y eso es lo que ha pasado para los Padres en el primer par de semanas, pero afortunadamente para Jayce Tingler y los frailes, han podido sobrellevar las bajas debido a la profundidad que manejan en el club.

Por un lado, la baja en las primeras semanas de Eric Hosmer, le abrió la puerta a la titularidad al novato Jake Cronenworth, quien gracias a su producción se ganó la permanencia en el lineup ahora en la segunda base tras el regreso de Hosmer. Eso mismo colocó a Jurickson Profar en un rol de múltiples posiciones, lo cual se le acomoda a la perfección debido a su experiencia en cinco posiciones distintas.

En cuanto al pitcheo, el cerrador Kirby Yates ha tenido problemas de espalda durante esta temporada y pese a que no ha estado disponible por varios juegos, el cerrar juegos no ha sido problema para los Padres, ya que Tingler ha utilizado al zurdo Drew Pomeranz en el rol y ha cumplido sin problema alguno con salvamentos en sus primeras cuatro oportunidades, además de iniciar con una racha de 7.2 entradas sin permitir carreras.

Viendo el colectivo del roster, los Padres no solamente cuentan con opciones sólidas en cada posición, sino que cuentan con alternativas para cada espacio, lo que debe de permitirles absorber cualquier baja que se presente en la temporada y juzgando por las 11 victorias en los primeros 18 juegos, las cosas perfilan para resultados positivos en una temporada atípica.

Una pequeña trivia

Tony Gwynn usó el número 19 a lo largo de su carrera con los Padres. Además de él, menciona al otro jugador en portar ese número con San Diego.

Calentando en el Bullpen

Los Padres adquirieron de regreso al primera base Yonder Alonso, quien a su vez se unirá al taxi squad, que es un colectivo de peloteros adicionales, que aunque no están en el roster activo, se encuentran de planta y viajando con el equipo a fin de tener profundidad disponible de forma inmediata en caso de una necesidad de urgencia en el roster.

Alonso se une a nombres como el catcher Luis Torrens, el derecho Jared Eickhoff y el zurdo Daniel Camarena como las opciones de dicha categoría. Con este movimiento los Padres cuentan con 58 jugadores en el total de los 60 espacios disponibles, bajo las reglas establecidas de esta temporada 2020.

En el círculo de espera

Este fin de semana, los Padres de San Diego continúan su gira larga de nueve juegos, al visitar a los Diamondbacks por tres juegos en la segunda de las tres escalas agendadas y a la vez realizando su tercera y última serie de la temporada en contra de los Diamantes.

La gira concluye con dos juegos en Arlington enfrentando a los Rangers, en lo que será el inicio de una serie de cuatro juegos, los primeros dos jugándose en Texas y seguidos por los últimos en San Diego. La próxima estancia se realiza del 19 al 27 de agosto, recibiendo a los Rangers, Astros y Marineros.

Y la respuesta es…

Gene Richards en 1978.

Por esta semana es todo, pero les recuerdo que “cada strike en la vida, los trae más cerca de su próximo cuadrangular”.