“La policía no está llegando”: Juan Manuel Hernández

"Creo que la Guardia nacional no se ha terminado de articular, trae demasiadas fallas", dijo el consejero presidente del Consejo de Seguridad Pública del Estado y consejero nacional de seguridad, Juan Manuel Hernández Niebla. Fotografía: Cristian Cruz

Por Moisés Márquez

Tijuana.- En el tema de la seguridad pública aún estamos parados donde mismo en comparación a los anteriores gobiernos, es muy pronto para presumir avances, afirma el empresario y consejero presidente del Consejo de Seguridad Pública del Estado y consejero nacional de seguridad, Juan Manuel Hernández Niebla, en una entrevista para Infobaja.

¿Qué representa para Baja California y para usted que lo hayan nombrado consejero ciudadano nacional de seguridad?

Para mí es un honor, una satisfacción personal. El Consejo Nacional de Seguridad Pública lo preside el presidente de la república, con todo su gabinete de seguridad los titulares tanto como de la cámara de diputados como la de senadores, los gobernadores y existen 5 asientos para invitados ciudadanos permanentes y tuve la suerte de ser elegido… Para el estado significa apoyar primeramente al Gobernador del Estado en los temas de seguridad, poder subir los temas de Baja California a las estructuras de seguridad federal, este 25 de febrero voy a la ciudad de México a una comida con los consejeros nacionales y nos tiene prometido tanto el Secretario Durazo como el Fiscal General nos estarán recibiendo para llevar los temas, es la oportunidad para poder participar y hacer propuestas para tratar de mejorar la inseguridad que tanto nos atormenta.

¿Cómo fue su elección como consejero nacional de seguridad?

Fue un proceso de auscultación, fue un concurso, quedamos 7 finalistas de los cuales escogieron a 5 titulares y 2 suplentes. Ya había participado hacer dos años y quedé como finalista, quedé en la segunda suplencia y ahora corrí con un poco más de suerte.

¿Qué considera que está pasando, porque siguen los altos índices delictivos?

En temas del País, la estrategia de seguridad ha fallado tremendamente, si bien tenían un buen diagnóstico de lo que se necesitaba, incluso había una propuesta del secretario Durazo que la presenta ante el Congreso donde prácticamente incluía todos los temas en materia de seguridad, incluyendo la prevención del delito, todo estaba incluido, cuando vimos ese plan dijimos que era un buen plan, que solo le faltan las líneas de acción, los responsables y los presupuestos, pero algo sucedió porque ese plan no se ha implementado, creo que la Guardia nacional no se ha terminado de articular, trae demasiadas fallas, se le está apostando demasiado a lo que pueda hacer la Guardia nacional y pues esa falta de implementación de lo que ellos estaban armando nos ha llevado a que el País esté hundido en sangre, con cifras récord en homicidios. No se ve una salida y cómo vamos no va a mejorar.

¿Y a nivel Baja California?

Tenemos nuevos gobiernos que apenas se están asentando, se han presumidos algunas reducciones en las estadísticas, pero los números siguen siendo muy altos, la ciudadanía se sigue sintiendo muy vulnerada. Uno de los temas adicionales a los homicidios es el robo con violencia que está demasiado arriba, en cifras record, que es lo que más reciente la ciudadanía. Es muy pronto para decir que realmente hay un cambio… desafortunadamente en los delitos de alto impacto, las policías no están generando las detenciones, siempre hemos dicho que los policías pueden ser preventivos, pero debe ser también el primer respondiente, el que genera la detención, sería la única manera de inhibir y no vemos que la policía esté llegando a los hechos de alto impacto ni en zonas en teoría blindadas como lo fue el incidente del Negro Durazo, en la Zona Río… sabemos que faltan policías, pero hay preocupación de que la policía no esté llegando.

¿Es falta de gente, de equipo o de una estrategia?

Es la combinación de todo, lo primero es falta de equipo y de gente, no es fácil contratar policías, pero de alguna manera se tienen que coordinador para poder reaccionar a tiempo, existen mapas de incidencia donde se puede predecir con cierto rango de credibilidad donde se van a cometer los delitos, pero la policía no está llegando y eso es estrategia, cómo armar las estructuras para llegar a tiempo, cómo mantener blindadas algunas zonas de la ciudad.

¿Entonces estamos igual que en anteriores gobiernos?

Prácticamente, reconocemos una reducción en algunas estadísticas, pero nos preocupa mucho el delito de alto impacto que ya no teníamos hace algunos meses o era más esporádico. Estamos parados donde mismo, aun no se puede presumir ningún tipo de avance, se necesitan afinar más las estrategias para dar mejores resultados.

¿La política de abrazos no balazos, está funcionando, o se necesita más acción de combate?

Nosotros vemos tres ejes fundamentales, el primer eje es la profesionalización y coordinación policiaca, es el músculo… pero estamos cortos en policías, estamos cortos en guardia nacional y no hay una estrategia coordinada en materia policiaca… luego viene la segunda rueda que es el Ministerio Público, el 20 de los delincuentes general el 80% de los delitos, hay que ir por ese 20%, a través de labor de inteligencia y mayormente es labor de la Fiscalía General de la República y ahí no hemos visto que haya un cambio en relación a la antigua procuraduría… En el estado hay pocos Ministerios públicos para investigar y al final de esos procesos está el sistema de justicia en donde también estamos cortos en el número de jueces… La tercera rueda que es la más importante es la parte de la prevención del delito… tenemos un problema de adicciones que va creciendo y no se atiende. Mientras exista una demanda, habrá oferta, y no estamos haciendo nada.

¿La no actuación de la autoridad aliente a los delincuentes?

El problema fundamental en México se llama impunidad, la impunidad da pauta para la corrupción, y la corrupción da pauta para la inseguridad que estamos viviendo. La experiencia no actúa si no hay una anuencia de la autoridad, anuencia que se da por falta de elementos o de capacitación o por simple y llana corrupción… para que el delincuente actúe la autoridad se tiene que retraer, la pregunta es ¿porque se retrae la autoridad?… hay respuestas no claras, hay escusas, pero no existe claridad en la estrategia de seguridad que nos diga que vamos por el camino correcto.

¿Ante este panorama que puede hacer el ciudadano común?

Cuidar su ambiente en el que viven, ser autoprotectivos en sus actividades, tomar prevenciones, y se tiene que promover la denuncia y se deben integrar los comités vecinales que existen en lagunas zonas, para en una voz unificada protestar ante lo que está sucediendo y protestar de una manera educada y de una manera no agresiva, pero si hacerles saber a nuestras autoridades que necesitamos resultados y mejores acciones, no podemos quedarnos callados, pero tenemos que cuidar que no se partidice.