La Patria es Primero

Por Wilfrido Ruiz Sainz

Me parece muy aconsejable recordar a los padres fundadores de México. Es especialmente gratificante que nuestro país nace gracias al empuje, visión y valor de muchos mexicanos. La máxima de que “La Patria es Primero”, se lo debemos al General Vicente Guerrero Saldaña. Es un apotegma extraordinario que debe fomentar un patriotismo auténtico, una nacionalidad vigorosa y amor entrañable por el país donde nacimos. ¡Es recomendable que los mexicanos aprendamos a vivir con México en la piel!

Ahora bien, el pensamiento “La Patria es Primero”, es una frase que marcó el rumbo y destino de México que se proclamó hacia el año de 1819, cuando la lucha por la independencia estaba en franca decadencia y pasaba por un desgaste generalizado, que  duró 11 años.  La revuelta por la independencia fue una insurrección social violenta y furiosa, que sacudió al país y a los habitantes de la Nueva España, quienes por cierto estaban extenuados por los efectos de la guerra civil.

Por tal motivo, el Virrey Juan Ruiz de Apodaca, con el propósito de acabar con el conflicto, envió como emisario a Pedro Guerrero, padre del General Vicente Guerrero Saldaña, para ofrecerle un indulto con la finalidad de terminar con el conflicto. Sin embargo, muy a pesar de los ruegos del padre, la respuesta del caudillo, fue concluyente: “La Patria es Primero”.

No obstante y debido a las condiciones sociales y políticas del momento, convencieron y motivaron al General para reconsiderar su postura y fue precisamente el 10 de Febrero 1821, en que procuró un acercamiento con el General Don Agustín de Iturbide. La reunión entre ambos, tuvo un resultado feliz debido a que definió el fin de la lucha armada. El encuentro tuvo lugar en el paraje conocido como Acatempan. Posteriormente, el 27 de septiembre de 1821, ambos militares entraron a la Ciudad de México, naciendo con ello, la Nación Independiente.

El antecedente histórico que transcribo, es importante y resulta fundamental para entender que los mexicanos tenemos un enorme compromiso con México. Debemos aceptar nuestro deber cívico de ser fieles servidores de la Nación. No hay la menor duda que todos tenemos una deuda con la patria, es decir, tenemos un pacto social que no podemos ignorar ni mucho menos incumplir.

Al afirmar que “La Patria es Primero”, estamos anteponiendo sobre todas las cosas, los intereses de la patria. Estamos vigorizando nuestra identidad como mexicanos. El llamado del General Guerrero, es una convocatoria para cumplir fielmente con los postulados cívicos. Debemos abandonar nuestra apatía, nuestro desinterés y nuestra falta de civismo. El apotegma es un requerimiento para que los ciudadanos se comprometan con la patria y así mismo, demanden honestidad y transparencia en la actuación de todo servidor público. Los encargados de la administración pública, reciben el mandato del pueblo y por lo tanto deben ser los primeros en someterse cabalmente al cumplimiento fiel de dicho apotegma: “La Patria es Primero”.