La nueva regla sobre interferencia

Por Dante Lazcano

Las consecuencias del error arbitral que al final atribuyeron aficionados, directivos y autoridades de Luisiana de los New Orleans Saints por la interferencia de pase y falta personal al parecer está llegando a su conclusión luego que el comité de competencia de la NFL dio a conocer que la nueva regla está lista.

Siempre reiteraré que los errores arbitrales formarán parte del juego y aunque ya hay repetición en la que se puede revertir alguna llamada que el afectado considere no fue la adecuada, la jugada en cuestión en que hubo dos castigos, una interferencia y una falta personal, al final se pudo haber evitado si es que en el primer cuarto de ese encuentro los Santos hubieran metido más puntos.

Pero como el hubiera no existe el siguiente año la liga implementará por vez primera la medida en la que los entrenadores podrán retar alguna jugada en la que consideren hubo una interferencia de pase antes que se llegue a la pausa de los dos minutos de cada una de las dos mitades de los cotejos.

Dentro de ese lapso de 120 segundos será a criterio de de los oficiales así como en tiempo extra así como responsables de detener el juego para revisar si se dio la falta así como por otro tipo de jugadas que se genere algún tipo de dudas.

La regla estará durante las 17 semanas de temporada regular y dependiendo de los resultados que se obtengan los dueños decidirán si para el 2020 se extiende, ajusta o elimina.

Y es que la preocupación que impera es que, contrario a las iniciativas que tiene la liga en el sentido hacer más cortos los juegos, se generarían más pausas en los momentos finales, por ello es que la responsabilidad de esas pausas recaería en los entrenadores y no en los árbitros pues al final ese tipo de llamadas dependerá de los tiempos fuera que le resten y recordemos que los retos fueron creados para jugadas muy cerradas que se aplican principalmente en situaciones de cambios de posesión de balón.

El criterio seguirá siendo el mismo pues siempre y cuando haya evidencia contundente es que se revisará, lo mismo sucederá en las jugadas de pase de “ave maría”, aquellos que se lanzan de 60 o más yardas de manera desesperada buscando un touchdown de último momento en el que el contacto entre los jugadores es el común denominador y muy pocas veces los oficiales lanzan una bandera de castigo.

De tal manera es que la polémica seguirá en relación al accionar de los oficiales en donde lejos de asegurar que fueron superados por la velocidad que ha adquirido el juego, no olvidemos que para ser campeones deberán ser capaces de pasar hasta por los errores de los silbantes pues estos no tendrán la culpa de los errores de ejecución de los jugadores.

Mis dos centavos

Ahora resulta que todos muy preocupados por saber quién será el bueno al frente del Instituto Municipal del Deporte, hasta pareciera que andan buscando hueso.