La NFL y el Covid-19 en tiempos de apertura

Por Dante Lazcano

Una vez aprendida, o por lo menos es lo que pensamos, la lección en el sentido de manejar el tema del Covid -19, porque recordemos que las autoridades de salud han reiterado en el sentido que el virus llegó para quedarse, la NFL y el Sindicato de Jugadores dieron a conocer el listado de reglas para operar durante la temporada 2021.

De arranque la liga catalogó a los jugadores en dos grupos, el primero para aquellos que ya se vacunaron y obviamente el otro para quienes no lo han hecho.

Para quienes ya recibieron la Pfizer, AstraZeneca, de Joe Biden o por lo menos la de Andrés Manuel López Obrador, estos no serán requeridos para exámenes diarios, tampoco se les pedirá que usen mascarilla tanto en las instalaciones del equipo como cuando viajen, tampoco se pedirá la distancia de metro y medio entre aquellos individuos vacunados ni tampoco cuarentena después de haber estado expuestos en alto riesgo al Covid.

Podrán utilizar el comedor a su máxima capacidad siempre y cuando estén todos vacunados, no habrá restricciones en el uso de redes sociales, podrán atender oportunidades de patrocinio, así como interactuar con familiares vacunados cuando se viaje.

Obviamente que para aquellos no vacunados será todo lo contrario por lo que vayamos preparándonos a una temporada en la que, por lo menos en California, los estadios volverán a llenarse de aficionados; esperemos ver cómo funciona la estrategia de salud gringa en ese sentido y que no vivan un rebrote.

Lo interesante del asunto es que aquellos jugadores que no estén vacunados observarán muchas restricciones, una de estas será multas de más de 14 mil dólares por acudir a bares, conciertos o reuniones que superen cierto número de asistentes, por lo que además de la multa, si no juegan y lo que representará en pérdida de dinero, se convertirá en elemento de riesgo, lo que al final habla de una iniciativa de la liga y el sindicato para que más jugadores se vacunen.

Por cierto, durante el minicampamento que llevó a cabo el equipo esta semana, fue de destacar la presencia del recientemente retirado Drew Brees, mariscal de campo que llegó a la NFL convertido en una segunda ronda que hizo efectiva la directiva del equipo del rayo en el 2001 cuando fueron objeto de una verdadera reconstrucción.

Además que atendió a medios, el jugador, que mantiene una figura como para ser titular en cualquier equipo y jugar una temporada de despedida, estuvo acompañado de Dean Spanos, el demandado dueño del equipo al que busca la hermana obligarlo a vender a la franquicia, junto con su hijo John, quien se encarga, a lado de Tom Telesco, de seleccionar y contratar jugadores.

La partida de Brees no fue en los mejores términos de Canyon Drive en el 2005, por ello es que me pregunto, de qué habrán hablado los tres personajes porque no creo que Brees ande al modo de representante futbolero mexicano promoviendo jugadores. El tiempo nos dirá de qué hablaron.

Mis dos centavos

¿Ya te vacunaste?