La meca del mueble rústico

 

Playas de Rosarito.- La imaginación no tiene límites para creadores de piezas de herrería, granito, azulejo, mármol y madera, materiales rústicos que “brillan” en el mercado rosaritense, afirmó el presidente de la Asociación de Fabricantes de Muebles y Accesorios de Rosarito (Afamaro), Edgar Orozco Zamora.

La historia puso en el mercado de Playas de Rosarito la meca de los muebles rústicos o artesanales, hechos con manos locales, que, aunque talentosas, terminan lastimadas por cortar, tallar o pulir las piezas.

Desde principios del año 2000 los comerciantes vislumbraron una posibilidad de crecimiento en el nicho, sobre el kilómetro 29.5, en Popotla; el tiempo les dio la razón, platicó Edgar, pues por mucho tiempo disfrutaron de las bondades del municipio con vocación turística.

“Ha sido un esfuerzo de la gente aquí en Rosarito por tenerlo como un distrito mueblero, es la meca del mueble en Baja California; nos ha llevado tanto trabajo posicionar a Rosarito en el estado”, sostuvo.

La Expo Mueble se realiza anualmente con fabricantes de Playas de Rosarito, y hace apenas un par de años se unió el Cluster Mueblero de Baja California; en 2015 se invitó a los jaliscienses.

“A lo largo del bulevar –Popotla- había 165 negocios que empleaban a cerca de mil personas, en 2007 nos caracterizamos de ser la meca del mueble elaborado a mano, es diferente al mueble contemporáneo”, indicó.

En cuanto a calidad, los muebles que se fabrican en el quinto municipio compiten con los de Guadalajara, por lo que se pactó una alianza, informó.

“Estamos al mismo nivel competitivo en cuanto a calidad, obviamente ellos manejan industrias muy grandes, empresas enormes, pero nosotros no podemos tener la misma potencia que tienen porque es un pueblo chico aquí, en comparación con Guadalajara”, argumentó.

Edgar y su esposa Karla Chávez, son originarios de Guadalajara, ciudad de la que emigraron para traer el arte de los muebles rústicos y que fue bien vista por parte de los turistas estadounidenses, principalmente, en su negocio llamado “La Iguana”.

“Nos encargamos de hacer todo el proceso, combinar el mármol con el fierro o la madera. Antes había mucha demanda, entonces, lo que vendieras se vendía. Nadie hacía iguanas, esa fue una innovación y se llegaron a vender miles”, platicó.

Pero la crisis económica en Estados Unidos en 2007, que afectó la economía en Baja California, comenzó a mermar las ganancias para los artesanos muebleros.

De tener hasta 30 empleados, el negocio de Edgar terminó aquellos años con hasta tres trabajadores encargados de sacar la producción, que era mínima.

“Pero hay empresas que llegaron a tener hasta 70 personas, igual para herrería, era mucha la abundancia y nada más los que nos quedamos fuimos los que empezamos; empezaron a abrir negocios chiquitos y desgraciadamente no tuvieron cimiento y tuvieron que cerrar”, narró. 

Aunado a la crisis de seguridad que se agudizó en 2008 y 2009 en Playas de Rosarito, los integrantes del Clúster Mueblero buscaron opciones para subsistir.

“Supimos soportar, pero había personas que no pudieron aguantar. Empezó la violencia, los clientes ya no quisieron venir y ya no tenías a quien venderle. Esto sucedió en un término no mayor a un mes ¡Imagínate! De estar bien establecido a que se te caiga el negocio”, recordó.

Sin embargo, este 2016 los números mejoraron un poco respecto a 2015, ya que existe contratación de personal y pedidos, afirmó el presidente de la Afamaro.

“Ya es diferente, ya va avanzando. Lo que hicimos como asociación es buscar estrategias para traer le mercado a Rosarito y es por eso que le metimos mucho a la innovación y eso nos hizo madurar, nuevas estrategias de mercadotecnia”, apuntó.

De tener una caída del 97 por ciento -en 2008-, consideró, existe una recuperación del cinco por ciento el presente año, “también el año pasado tuvimos un repunte ligero”.

Se estima que la creación de muebles rústicos en Playas de Rosarito genera alrededor de mil empleos, según la Afamaro.

Las creaciones

Con más de 15 años de fundada, La Iguana es un negocio que subsiste junto con otros de tradición en Popotla, compartió Edgar.

“Se hace de todo, no hay límite para poder fabricar algo, el límite es tu imaginación, depende de la creatividad de cada artesano”, expresó.

El mercado local no es el potencial para los artesanos muebleros, sino los estadounidenses provenientes de San Diego, Arizona y en ocasiones de Los Ángeles, quienes representan el 80 por ciento del total de las ventas.

“Ellos buscan calidad, buscan un precio razonable, no cosas baratas, lo que mayormente buscan son muebles; es un turismo comercial que busca las esculturas de metal que en ninguna otra parte de Baja California los fabrican, más que en Rosarito”, afirmó.   

Un total de 12 agremiados a la Afamaro luchan por subsistir y mantener las creaciones que han estado –en algunos casos- desde mediados de 1970.

 

Casa de la Carreta 

Es un establecimiento dedicado a la creación de muebles de madera, todo hecho a mano. Fue fundado en 1972 y es el primero en ofrecer piezas rusticas a los turistas de Playas de Rosarito.

Corral de metal 

Es un negocio pionero en el municipio, creado a principios de los 90 para ofrecer estructuras metálicas de hasta cinco metros de altura. Dinosaurios, carretas de época, tortugas, caballos, toros, elefantes, entre otras creaciones, como lámparas y comedores para pájaros.

MX Tile

La talavera es su especialidad. Tiene más de 15 años en el kilómetro 29.5 del Bulevar Popotla y es un referente de los turistas que buscan piezas decorativas mexicanas.

La iguana

Desde el año 2000 ofrece las piezas creadas con metal, en manos del talento inspirado en las artesanías de Guadalajara. La elaboración de iguanas le caracterizaron en su fundación, al ser el único establecimiento que las ofrecía.

 

El producto

-Cocinas integrales

– Muebles para patio

– Lavabos

– Salas

– Comedores

– Lámparas

– Candelabros

– Esculturas de lámina

– Floreros

– Arreglos para jardín