La magia del último cuarto

Por Dante Lazcano

Tengo que confesar que cuando los Chargers armaban una serie ofensiva con la que buscaban ampliar la ventaja que traían de tres puntos sobre los Oakland Raiders, el pasado domingo, a falta de once minutos y medio por jugarse en el último cuarto del partido disputado el domingo creí que finalmente serían capaces de amarrar un juego cerrado.

Y es más, pese a que la catástrofe se vino luego que el tradicional balón suelto apareció por medio del novato Kenneth Farrow en la yarda 16 de su terreno en el cuarto final, la defensiva se vio enorme al detener en la yarda 1 a los Malosos en tercera y gol permitiendo sólo tres unidades con las que los malosos empataron el partido, me confirmaban que podrían ganar pues quedaban 8 minutos con 44 segundos por disputarse.

Pero al final sucedió lo de siempre, un mal planteamiento, errores de ejecución y concentración, además de una notoria diferencia de conformación de talento respecto a un equipo y el otro.

Hace un año un entrenador del equipo del rayo nos explicaba, en uno de los últimos viajes de la campaña anterior, que si bien el conjunto electrizante cuenta con jugadores que tienen talento, así como el resto de las escuadras de la liga, al final la dosis de talento adicional de elementos con el que cuentan otras escuadras marcan la diferencia en partidos muy cerrados, como el que vimos el domingo pasado.

Y es que si de talento se trata, Derek Carr ya agarró de cliente seguro a los Chargers pues en tres años ha ganado cuatro de los últimos seis, eso sin mencionar que este año de sus once victorias en siete ha surgido su magia de último cuarto en donde viniendo de atrás orquesta la serie ofensiva con la que tiene al equipo como el número dos de la Conferencia Americana y líder con 11-3 el Oeste.

Encima de esto debemos apuntar el gran trabajo de preparación que tiene el grupo con Jack del Río a la cabeza pues si en algo pone especial atención es en cuidar el balón, impresionantemente sólo han perdido la bola 11 veces, es el equipo que menos sufre de “turnovers”, insisto, no es casualidad que tengan más triunfos en un año que Mike McCoy, estratega de los sandieguinos, en dos temporadas.

Desconozco hasta dónde le alcance a los Raiders, pero lo que es un hecho es que se están convirtiendo en la fórmula ideal para detener a unos eternos protagonistas de postemporada como los Patriotas de Nueva Inglaterra y convertirse en los dueños de la NFL pues por cómo les han diseñado el roster para el 2017 serán los amplios favoritos para quedarse con el campeonato.

Y los Chargers apa?

En todas partes me encuentro columnas y artículos garantizando que los del rayo se van de la ciudad, pero, ¿les digo algo? Así como es época de milagros por aquello de las navidades, es época de especulaciones e inventos, por eso mejor esperemos hasta el 15 de enero cuando se oficialice la postura del equipo.

Mis dos centavos

Feliz navidad.