La India, el cisne que todavía luce como patito feo,  Parte 2

Por Adriana Zapién y Valente García de Quevedo

Robándole espacio a Valente seguiré contándoles sobre la India. Quedamos la semana pasada que a pesar de la pobreza que ves en este país, está dando pasos agigantados en el progreso y por eso se le considera una economía de las que junto con China podrán estar teniendo un protagonismo grande. Así que hoy me dedicaré a darles un poco de numeritos para que le reconozcamos lo que hay detrás de lo que vemos cuando visitamos el país.

Concluía la semana pasada con la pregunta de si México tiene una verdadera estrategia de trasformación de largo plazo como la China Indonesia y la India pero la respuesta es que a pesar de nuestros avances la respuesta es que vamos muy lentos en comparación con estos.

Por ejemplo la economía en la India va en crecimiento arriba de 6 por ciento, sostenido en los últimos años en la que su población viene experimentando mejorías sustanciales en su estilo de vida. Cuando México en los últimos 20 años solo crece a un 2 por ciento anual promedio.

India es la séptima economía del mundo y en el tema de la competitividad va avanzando quedando ligeramente arriba de México lugar 55 y 57 respectivamente, además de ser la cuarta potencia agrícola del mundo (un gran granero) que representa el 14 por ciento del PIB empelando a 60 por ciento de la población activa. El tercer productor de carbón a nivel mundial. Los servicios son su fuerte aportando 55 por ciento del PIB empleando el 25 por ciento de la población. Y el manejo de los “Clísters” lo tiene bien dominado.

La educación ha sido una gran clave en su desarrollo pues este país asiático tiene uno de los niveles más altos de educación no sólo de Asia sino del mundo. Aun con el complejo tema de las castas tienen claro que de su educación es necesaria para crear una elite intelectual que represente a su país. Son buenos en las matemáticas (un tópico fundamental en su formación) y todos aprenden inglés en la escuela como segunda lengua. El inglés les abre puertas en todo el mundo.

Hay que tomar nota que el gobierno ha puesto un gran enfoque en la ciencia y la tecnología (estrategia común a Islandia y los países nórdicos con sus políticas de crear sociedades de conocimiento). La educación superior es la tercera más grande del mundo después de China y Estados Unidos, produciendo un semillero de profesionales con calidad de exportación. Semillero para todo un escenario llamado “The Global Indian Takeover”

Según un artículo del Times of India, el 12 por ciento de los científicos y el 38 por ciento de los médicos en Estados Unidos son de la India y el 36 por ciento de los trabajadores de la NASA provienen de ese país. El 15 por ciento del total de las Start-ups y 32 por ciento de las fundadas por inmigrantes de Silicon Valley son creados por indios según un estudio citado por el sitio Firstpost.  (Más que los chinos, británicos, japoneses y canadienses juntos)

En 2008 los empleados de compañías de tecnología indios ya eran importantes e iban afianzando toda una carrera. La proporción de empleados indios equivalía al 34 por ciento del personal de en Microsoft, el 28 por ciento en IBM, el 17 por ciento en Intel y el 13 por ciento en Xerox.  Hoy en pleno 2017 los grandes de Mountain View tienen algunos de esos indios en sus puestos claves. Así que ellos al igual que los chinos nos están dando una lección.