La historia de un Tuit… el poder de la red

Por Juan José Alonso Llera
Todo empezó el día posterior a la votación de la ley 3 de 3, desperté indignado, molesto y con muchas ganas de hacer algo en contra de los senadores que se rajaron. El 15 de Junio por la mañana le puse un post en Facebook al presidente nacional de Coparmex, Gustavo de Hoyos (que para fortuna o desventaja es de BC), pidiéndole cuestionar a Marco Blásquez (Senador del PT, que ha cambiado de color a conveniencia).

No tuve respuesta, por lo tanto decidí ponerle un tuit directamente a Marco: “Eres gris, cobarde y mentiroso, ¿Para quién trabajas?”, inmediatamente fui bloqueado por el paladín representante de la libertad de expresión en el Senado. Así que lleno de coraje e indignación resolví empezar una campaña en redes sociales en contra de la postura de Blásquez, con mis 4,000 seguidores, dejando de lado las pasiones y centrándome en el reclamo por haberse ausentado el día de la votación (ya que no se abstuvo, simplemente siguió al borreguísimo de su bancada, comandada por “el caída del sistema”: Manuel Bartlett).

Logramos que el legislador subiera un video explicando su postura (resumiendo en este, que no sería comparsa de los empresarios ni Panistas). Acto seguido publiqué su celular (664 2213791, total lo pagamos nosotros), para que atendiera y explicara su actitud. Recibo un mensaje del recadero del Senador, echando lámina y ostentándose como abogado egresado del CETYS, diciéndome: “Le debería dar vergüenza siendo maestro de CETYS expresar esas opiniones”, casi me muero de risa, pero lo atiendo y le mando mi celular a su patrón. ¿Y que es lo que pasó?, ¡Que se desmayó!, jajajaja, NO. De manera muy cordial y civilizada, después de haber recibido varias llamadas del pelotón feisbuquero que decidió atreverse a pedir explicaciones sobre su postura, me llamó, charlamos varios minutos concretando una reunión para debatir enfrente de unas tazas de café las iniciativas pasadas, presentes y futuras del legislador Bajacaliforniano, en un ambiente de madurez política y ciudadana, además aceptó ir a Emprendedores en Acción a platicar todo públicamente.

Resumí dos días de historia mediática en pocas líneas, pero más allá de esta historia y de los dimes y diretes me gustaría compartirles el aprendizaje colectivo.

1. Jamás dejarnos de ningún político, son nuestros empleados

2. Usar los canales de comunicación, que ahora son muchos, muy eficientes, directos y rápidos

3. Hay que privilegiar el debate, las ideas y no los odios o las diferencias ideológicas

4. Respetar a las personas y valorar la valentía de las respuestas

5. Aprovechar los canales para construir una democracia

 

6. No se vale solo criticar, hay que exigir y actuar, hacer cada quien su parte

7. Dar seguimiento, que no sea solo una llamarada de petate que quede en un telefonazo consolador

8. Hay que construir puentes entre gobierno y sociedad

9. El peor enemigo de México es la pasividad de las mayorías que permiten los abusos de las minorías

Pd. Quiero agradecer a mi red, a Frontera, a Infobaja, a SitesisTV, a mis amigos (los nobles, los políticos y los que no) a Marco y a todos los meseros del mundo (jajaja), sin todos ellos no seria posible cambiar a México.