La ‘Gran’ Copa Oro

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Quizá este verano no sea tan relevante desde un punto de vista futbolero como lo fue el del año pasado, ya que la emoción de vivir un mundial es inigualable y difícilmente será replicada viendo algún otro evento o competición, pero afortunadamente el fútbol no para y a partir de este fin de semana iniciará la participación de la selección mexicana dentro de la Copa Oro, además de que la Copa América también tendrá su inicio esta misma semana. Y no se trata de menospreciar el hecho de que se están jugando otros torneos internacionales como el Mundial Femenil o el Mundial sub-20 varonil, ya que ambos han dado de que hablar tanto por algunos resultados sorpresivos como por el hecho de que nadie esperaba ver a equipos como Ucrania o Corea del Sur disputando la final del torneo juvenil, pero la realidad es que ante la falta de algún tipo de representación mexicana estos torneos difícilmente atraerán la atención del aficionado de nuestro país y la gran mayoría más bien espera con ansias el arranque del torneo de Concacaf. O bueno, quizá la frase “con ansias” sea una exageración, ya que por más que traten de hacer que esta copa luzca glamorosa es difícil transmitir algún tipo de emoción cuando los rivales del combinado azteca en la primera ronda son Cuba, Canadá y Martinica. No se trata de ofender, pero mientras que en la copa de nuestros vecinos del sur se disputará el partido entre Uruguay y Ecuador este próximo domingo, nuestra ‘grandiosa’ copa presentará el ‘espectacular’ duelo entre Haití y Bermuda; para todo hay niveles y sobra decir cual probablemente será el partido con mayor audiencia.

Ahora bien, podrá ser un torneo poco atractivo para el televidente promedio, pero eso no cambia el hecho de que la selección mexicana deberá tomar esta competencia con toda la seriedad del mundo y el no obtener la copa se deberá considerar como un fracaso. Después de todo no hay duda que el nivel del cuadro nacional está por encima del resto de los rivales y, fuera de una sorpresiva Costa Rica o un inspirado Estados Unidos, la Copa Oro estaría regresando a México al final del certamen. Y sí, se menciona el término “regresar” porqué en la edición pasada fueron los norteamericanos los que salieron victoriosos mientras que los nuestros fueron eliminados de manera vergonzosa en la fase de semifinales, en otro de los grandes fracasos de la era bajo el mando de Juan Carlos Osorio. La última vez que el combinado tricolor levantó la Copa Oro fue hace cuatro años con Miguel Herrera como técnico, y ahora bajo las órdenes de Gerardo Martino se buscará de nuevo colocarse como el gigante de la Concacaf.

El inicio de la era Martino ha sido bueno, ya que la selección mexicana acumula cuatro triunfos en la misma cantidad de encuentros, pero esos solo fueron partidos amistosos y se viene la primera prueba de fuego para el cuadro azteca en la forma de la ‘gran’ Copa Oro. Quizá la Copa no adorna, pero vaya que dejará un hueco en la vitrina en caso de no ganarla.