La Formación Dual alemana y la realidad local

“Lo que aprendemos a hacer lo aprendemos haciendo”:  -Aristóteles-

La semana pasada tuve el privilegio de formar parte de una misión al estado federado de Baden-Wurtemberg en Alemania, particularmente a Stuttgart para conocer la Formación Dual en su lugar de origen, teniendo como excelente anfitrión a la GIZ (Agencia Alemana para la Cooperación Internacional) y acompañados de un representante diplomático de la Embajada Mexicana.

 

En 5 días visitamos empresas, cámaras empresariales, escuelas y  los ministerios de Educación y de Economía.

Llama la atención la preocupación que hoy existe en esta región: muchos jóvenes están optando por ir a la Universidad y lo que requieren son más técnicos profesionales.

Contrario a los paradigmas, en Alemania se está motivando a los jóvenes a que opten por oficios técnicos y no por estudios universitarios, debido a que es lo que realmente necesita la economía.

Al igual en Baja California, necesitamos valorar, generar prestigio y hacer conciencia de la importancia de tener cada vez más técnicos bien capacitados y con oferta laboral, que universitarios titulados, sobrecalificados y sin, en muchas ocasiones, sin empleo.

En Alemania, la formación técnica de los jóvenes está a cargo de los empresarios a través de sus cámaras y de las mismas empresas como centro de capacitación bajo la visión de desarrollo económico y no de educación. El sector privado marca la pauta para las necesidades y la oferta, pero además tiene el compromiso firme de ser el formador de los nuevos cuadros de jóvenes técnicos. El gobierno solo establece el marco jurídico a través del Ministerio de economía y en parte por el de educación.

El reto de nuestro Modelo Mexicano de Formación Dual está en cambiar paradigmas revalorando la formación técnica, brindándole prestigio por sus resultados y  comprometiendo a las empresas tanto industriales como de comercio y servicios, a ser parte de la formación de los jóvenes.

Al Sistema Educativo corresponderá una orientación vocacional pertinente, no sólo desde el nivel medio superior sino desde la educación básica, desde primaria.

Con ello será posible mejorar la productividad y generar empleos con mejores salarios, que apoyen a elevar la calidad de vida y consecuentemente, de todas las familias de nuestra región. Porque un técnico bien capacitado, puede llegar a ser de las piezas más importantes de la industria. 

 

Si queremos mayor productividad en nuestro Estado, es necesario:

1.- Fortalecer el liderazgo del sector privado en la formación del aprendiz.

2-. Es importante tener experiencia técnica pertinente antes de aspirar a estudios universitarios.

3.- La formación es un tema de desarrollo económico, más que de educación.

4.- Para emprender es necesario tener experiencia práctica.

 

Contamos con mucho talento en nuestra región, por lo que sería imperdonable el no aprovecharlo. Debemos preparar a nuestros jóvenes para que sean ellos quienes den batalla por los empleos que se crean, más allá de buscarlo en el extranjero.

Con esto, motivaremos la creación de industrias y regiones altamente competitivas, que generen un verdadero desarrollo y nuevas condiciones de prosperidad para nuestro Estado.

 

Maestro por el Tecnológico de Monterrey

Presidente de Coparmex Tijuana

gustavofernandezdeleon@hotmail.com