La experiencia Puerto Nuevo hasta tu casa

El platillo tradicional de Puerto Nuevo, listo para llevarse a domicilio. Fotografía: Cortesía

Por Hugo Fernández Sánchez

Tijuana.- La contingencia sanitaria obligó a los restaurantes a cerrar sus puertas y a ofrecer únicamente servicio para llevar. Pero en el caso de los establecimientos de Puerto Nuevo, ¿era esto realmente una opción?

Ubicado a unos 40 minutos de Tijuana y aproximadamente a 20 minutos del centro de Playas de Rosarito, la idea de ir por un pedido de comida y regresar en un recorrido de una hora o más no resulta atractiva para la mayoría, con todo y que esto signifique saborear una rica langosta al estilo tradicional de este poblado.

Es por ello que algunos restaurantes, encabezados por La Casa de la Langosta, por primera vez en su historia comenzaron a ofrecer la opción de servicio para llevar, para lo cual tuvieron que hacer una serie de ajustes, incluyendo el asegurarse de que los alimentos lleguen a la temperatura adecuada.

Si bien, el fin de semana comenzó la reapertura parcial de los restaurantes, todo indica que el servicio de langosta estilo Puerto Nuevo a la puerta de hogares de Rosarito y Tijuana llegó para quedarse.

Restaurantes destino

Alan Bautista, socio en La Casa de la Langosta y representante de la Unión de Restauranteros de Puerto Nuevo, explicó la difícil situación por la que han pasado los negocios de este poblado ante la contingencia por el Covid-19.

“La reducción ha sido casi del 90 por ciento en términos generales de todo Puerto Nuevo”, afirmó.

Los establecimientos de comida en Puerto Nuevo son considerados restaurantes destino, esto es, el comensal acude al lugar con el propósito de visitar uno de estos negocios de comida.

“Al ser restaurantes que no se encuentran dentro una urbanidad, de una ciudad, con una masa crítica de habitantes, pues es mucho más complicado, porque usualmente Puerto Nuevo es un destino de fin de semana, de ocasiones especiales, de cumpleaños, de celebraciones, de negocios y también turístico”, explicó Bautista.

Por lo mismo, jamás se había presentado la necesidad de ofrecer servicio para llevar más allá de eventos especiales. “Por ser restaurantes destino, pues no es algo habitual para nosotros, no lo tenemos contemplado, nunca lo habíamos hecho”, señaló.

Y además estaba una serie de obstáculos: ¿De qué forma hacer las entregas si plataformas como Uber Eats no ofrecen servicio desde Puerto Nuevo? ¿Cómo puedes llevar langosta y que arribe en condiciones óptimas después de 40 minutos de trayecto? ¿Cómo anunciarlo?

Bautista y su familia se animaron de cualquier forma y La Casa de la Langosta comenzó a ofrecer el servicio a domicilio durante los fines de semana hace unos dos meses. Se les unieron otros establecimientos: Puerto Nuevo II, Puerto Nuevo I, Sandra’s Restaurant y Restaurant Luis.

Ante las restricciones por la contingencia, algunos restaurantes de Puerto Nuevo se animaron a por primera vez ofrecer servicio de langosta a domicilio. Fotografía: Cortesía

Un trabajo muy orgánico

“Ha sido un trabajo muy orgánico, no hemos contratado agencia, no hemos contratado un servicio de envíos”, señaló Alan Bautista, quien informó que ofrecen el servicio de viernes a domingo, sobre pedidos hechos por teléfono, WhatsApp y otras vías.

“Todo ha sido en nuestros vehículos privados”, añadió. “La transportación y la entrega de los alimentos la hemos hecho nosotros en nuestros carros particulares, directamente”.

Entregar ellos mismos la comida es algo que ha sorprendido a varios clientes y les ha servido como retroalimentación, pues les hacen comentarios y señalamientos, o bien les platican alguna historia sobre sus experiencias en Puerto Nuevo. También, el comensal se siente debidamente atendido.

Pero el principal reto es cómo mantener la langosta, con su arroz y frijoles, tortillas de harina, a buena temperatura.

“Ha sido un aprendizaje y una inversión en términos de un empaque adecuado, un empaque de calidad, que mantenga el producto a una buena temperatura, con el mismo sabor y con las mismas condiciones”, explicó.

“En el caso del restaurante de mi familia, que es La Casa de la Langosta, preparamos la langosta, la envolvemos en aluminio y después las ponemos en unas charolas de aluminio, todo lo cubrimos con aluminio; después se cubre con celofán y eso después va dentro de una bolsa de papel”, dijo.

“Compramos unas bolsas térmicas en Estados Unidos”, agregó. “Ya cuando está preparado todo el paquete (…), todo el alimento va en esas bolsas térmicas; entonces estas bolsas te permiten todavía guardar más la temperatura y las condiciones, y así embolsadito, pues nos lo traemos a Tijuana y aquí ya lo entregamos”.

Las entregas se hacen en su mayoría a domicilio, aunque en algunos casos, por las grandes distancias en Tijuana, se ha facilitado ponerse de acuerdo con el comprador para establecer un punto fijo de entrega, “es ahí donde nos vemos con los clientes y ya les entregamos sus alimentos”.

Cada paquete incluye una carta informado sobre las medidas ante la contingencia, así como una historia breve de Puerto Nuevo y su platillo tradicional, además de un descuento para una visita futura al restaurante.

Rescatar el verano

“Somos alrededor de 30 restaurantes, de los cuales 28 están operando -hay dos que operan en temporada y que no siempre abren- pero en términos generales son 30. En promedio el número de familias, desde el lavaplatos, cocineros, meseros, ayudantes y demás son alrededor de 600 personas”, señaló Alan Bautista.

Ahora que se ha dado la reapertura, si bien no estarán sirviendo a toda su capacidad –siguiendo las indicaciones de las autoridades- les brinda por lo menos la oportunidad de poder atender a sus comensales, ahora que inicia la temporada de verano.

El hecho de que en California hayan retomado actividades un poco antes, seguramente ayudará a este sitio turístico.

“Podemos rescatar lo que queda del verano con esa afluencia turística, sobre todo de hispanos que son el perfil del visitante que mayormente llegan”, dijo Bautista, quien agregó que se mantendrán atentos a seguir todas las medidas para resguardar la seguridad de sus clientes y de su personal.

“Está en nuestro mejor interés y siempre va a ser parte de nuestro trabajo el cuidar la sanidad, el higiene de los comensales, porque de eso depende el negocio”, señaló. “Ahora con mayor razón, es un esfuerzo redoblado y estamos ahí echándole todas las ganas”.

comprador para establecer un punto fijo de entrega, “es ahí donde nos vemos con los clientes y ya les entregamos sus alimentos”.

Cada paquete incluye una carta informado sobre las medidas ante la contingencia, así como una historia breve de Puerto Nuevo y su platillo tradicional, además de un descuento para una visita futura al restaurante.