La difícil justicia

El Recomendador

Cuando reseñé la comedia musical española sobre la Malinche cometí una INJUSTICIA por omisión: Afirmé una verdad: ella nunca fue malinchista en el sentido de traicionar a los mexicas, puesto que era de otro pueblo originario.

Aunque el mal llamado malinchismo, sí existe en muchos mexicanos que sobrevaloran lo extranjero y desprecian lo mexicano.

Pero hay otro MALINCHISMO muy actual que omití mencionar y consiste en la colonización de la mujer que se ha prolongado hasta siglo XXI y consiste en la mala costumbre de allegarse un “segundo frente” para maltratar a dos o más mujeres con adulterios permanentes.

Desde la colonia, muchas indias y mestizas han aceptado ser tomadas como concubinas y, no como esposas. Este gravísimo maltrato a la mujer es un vicio que deberíamos suprimir. Hay que descolonizar a la mujer y no tomarla como hizo Cortés, como un amor de segunda que nunca debe destacar sobre el matrimonio de conveniencia.

Desde niños intuimos la justicia y rechazamos lo injusto, aunque todavía no sepamos definirlo. Dos series permiten constatar si se da o no la tan difícil justicia penal. En una fracasa la justicia y en la otra se muestra una aguja en el pajar.

1.- Duda razonable, historia de dos secuestros, 2021. Serie mexicana con cuatro episodios que describen a fondo de la fallida justicia penal mexicana.

Se denuncia, con lujo de detalles y brillantez narrativa lo que es el fracaso de la investigación policiaca criminal, del sistema oral recientemente implantado y que en realidad continúa siendo un medio de control político que manipula la verdad y sigue con la tortura, las mentiras y falsificaciones que condenan a inocentes a las penas excesivas e inusitadas de nuestros recién reformados códigos y condena también a las familias y matrimonios de una mayoría de inocentes sentenciados a la que se arruinan para siempre, en prisiones infames, etc., etc.

Falla todo, casi siempre: la investigación, la policía, los jueces, los tribunales de apelación, el amparo directo desvirtuado con trampas, la defensa profesional y la de oficio, etc. Lo que casi nunca falla es el dolor y la tragedia de los inocentes sentenciados injustamente y la suerte de sus familias trágicamente condenadas también a un infierno interminable.

Da pena reconocerlo, pero así es la injusticia penal en México: conduce más frecuentemente a condenar inocentes y a dar impunidad a los verdaderos criminales, traficantes y asesinos. El final del relato es desgarrador, aunque también hay una pifia de la defensa no se logra hacer triunfar la justicia.

2.- Yara. Obsesionada con la desaparición de una niña de 13 años, una decidida abogada hace todo lo posible para averiguar la verdad.

Basada en un caso real. Excelente película italiana que despliega con detalle una muy difícil y audaz investigación de una fiscal, así como un proceso penal bien llevado y sentenciado.

En este caso, la perseverancia de la investigación valiéndose del ADN del criminal presente en el cadáver de la occisa acaba por producir la certeza completa que exige la difícil justicia.