La depresión es un problema de salud pública que afecta el trabajo, escuela y casa

Experto CETYS invita a las personas a acudir con un experto para sobrellevar sus sentimientos y a la población a no discriminar o estereotipar a personas con este problema. Fotografía: Cortesía

Redacción/Infobaja

Experto CETYS invita a las personas a acudir con un experto para sobrellevar sus sentimientos y a la población a no discriminar o estereotipar a personas con este problema.

Tijuana.- La depresión es un problema de salud pública con alta prevalencia. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 280 millones de personas la padecen, el 3.8 por ciento de la población mundial y se estima que uno de cada 10 adultos. Puede alterar los ámbitos laboral, escolar y familiar, en el peor de los casos, puede alentar al suicidio, por ello la relevancia de atender el tema.

En el marco del Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, Hernán Partida Ramírez, Coordinador de la Licenciatura en Psicología Clínica de CETYS Tijuana, enfatizó que la depresión causa sufrimiento en las personas que lo viven, y que debería atenderse en los servicios de salud.

“La depresión mayor es un trastorno mental, que, si bien puede llevar un tratamiento médico recetado por un especialista y que ayuda a disminuir los síntomas o el control de estados adversos, es necesario combinarlo con un proceso psicoterapéutico tanto con el paciente como con la familia de la persona”, agregó el docente de la Escuela de Psicología en CETYS Tijuana.

La depresión se manifiesta con síntomas que incluyen:

  • Ell llanto súbito.
    • La irritabilidad recurrente.
    • El retraimiento o aislamiento social.
    • La falta de interés por actividades que suelen ser placenteras.
    • La fatiga, una sensación de cansancio extremo o poca motivación para realizar actividades esenciales mínimas y la disminución de la actividad.
    • La pérdida del interés y disfrute de actividades cotidianas.
    • Sentimientos de culpa e inutilidad.
    • Pérdida de la confianza en sí mismos.
    • Sentimientos de impotencia.
    • Alteraciones del sueño.
    • Dificultades para concentrarse.
    • En el peor de los casos, presentan autolesiones y comportamiento suicida.

No necesariamente van presentar todo el cuadro, puede variar de acuerdo a los recursos psicológicos, familiares y sociales de cada persona por lo que es recomendable buscar la ayuda de un profesional de salud mental y mostrar empatía ante las manifestaciones de la depresión.

“Muchos maestros no se querían subir a la cuestión tecnológica, por miedo a usar la computadora u otros recursos tecnológicos porque los estudiantes saben más; sin embargo los alumnos son muy buenos para usar los dispositivos pero para entretenimiento, no para conocimiento o aprender. La mayoría de estos recursos ya existían antes de la pandemia, pero eran poco o nada utilizados”, mencionó el docente.

El papel del docente

Es claro, reconoció el Dr. José Luis Bonilla Esquivel, que hay profesores que buscan tener mejores prácticas y que trabajan con sentido crítico conforme lo que estamos viviendo, pero también hay profesores cansados, tanto de la situación como de las dificultades a la distancia que representa la modalidad virtual e híbrida.

“No tenemos que perder, los profesores en general, el entusiasmo, el ánimo por lograr que los estudiantes aprendan algo, si perdemos ese entusiasmo no nos queda mucho, la educación tiene mucho de idealista, estamos en esta profesión porque creemos que algo mejor se puede lograr, con pandemia o sin pandemia, con recursos o sin recursos, tiene que ver con un compromiso de la educaci”, señaló el docente de CETYS.

Los padres de familia

Aunque siempre ha habido padres de familia involucrados con la educación de sus hijos, con la pandemia ha sucedido que algunos padres asumieron parte del rol del docente, es decir estuvieron más involucrados en el proceso de aprendizaje, algunos a la fuerza otros para apoyar a sus hijos, sin embargo algunos tomaron más distancia a la educación.

“Este es otro reto, hay padres de familia que no quieren estar con hijos en sus procesos de aprendizaje, a eso le puedes agregar el retraso generalizado en el proceso, los estudiantes no aprendieron lo mismo, por lo que también se requiere reorganizar el papel en el seno familiar”, manifestó.

Por último, Bonilla Esquivel recalcó que hay que estar preparado para el regreso, tanto para la modalidad presencial o no presencial, virtual o híbrida, en las fechas que las instituciones lo indiquen y de mano con las autoridades. Sobre todo seguir firmes con los protocolos sanitarios, así como estar listos para cambios conforme avance la nueva situación de la Covid-19.