La Dama de Oro

Recomendador

Al paso del tiempo, aunque el holocausto no puede olvidarse, los buenos judíos perseguidos y humillados que sobrevivieron a él, si eran austriacos, muchos de ellos pudieron sobreponerse a esos terribles recuerdos y algunos de ellos, hasta han podido perdonar a quienes fueron tan cobardes de no oponerse a todo eso. Y esto se explica, porque antes de Hitler, el ambiente cultural y religioso que vivieron los judíos austriacos, fue una buena vida, para muchos de ellos. Esto, sin desconocer por supuesto, el racismo tan injusto que se vivió en el Siglo XIX y a principios de XX.

 

La Dama de Oro es una película que afronta este problema con suma delicadeza y altura de miras. ¿Cómo superar tanta humillación y tan terribles recuerdos por esa gente buena que fue perseguida, robada, asesinada?  Sesenta años después, María Altmann anima a su paisano, bisnieto del músico Shoenberg, un que se queda sin trabajo en un famoso bufete californiano, por emprender junto con ella, una odisea para recuperar las obras de arte que los nazis le robaron a su familia. Como se trataba, entre otras cosas, de un famoso cuadro de Gustav Klint al que los austriacos aprecian mucho.

El filme se basa en una historia real. Se trata de un drama británico, hecho por los ingleses con mucha propiedad histórica, gran mesura y buen gusto. Es de este año 2015. La dirección es de Simón Curtis y el guion es de Alexi Kaye Campbell. Está protagonizado por Helen Mirren, Ryan Reynolds, Daniel Brühl, Katie Holmes, Tatiana Maslany y otros actores.

María Altmann, una anciana judía refugiada en Los Ángeles emprende con un joven abogado, Randy Shoemberg, también emigrado de Austria y nieto del gran compositor Arnold, que también era judío austriaco una lucha contra el gobierno de Austria que le lleva casi diez años para reclamar el icónico retrato de su tía Adele Bloch-Bauer pintado por Gustav Klint y que fue robado a sus familiares por el régimen nazi en Viena antes de la Segunda Guerra Mundial.

La batalla legal llegó hasta la Corte Suprema de los Estados Unidos que dictó un fallo favorable a la procedencia del Juicio en 2004. Luego vino un convenio para aceptar un arbitraje imparcial en Viena, que mantiene el suspense del filme.

La película narra con lujo de detalles la persecución nazi pero, también, la hermosa vida que hasta antes de la aparición de ese régimen nauseabundo pudieron lograr los judíos austriacos y cómo, cuando Hitler accedió al poder y empezó la persecución, unos pocos pudieron huir y refugiarse, mientras la mayoría fue a dar después de muchas humillaciones maltratos a los campos de concentración donde tantos fueron exterminados sin piedad.

Se trata de una historia muy bien contada actuada que hace que el espectador se ponga en el lugar de los protagonistas. Los episodios tienen giros inesperados no exentos de sorpresas que mantienen la alta la atención del cinéfilo. Yo bajé al filme, esta vez, de Netflix.

 

 licjpa97@prodigy.net.mx