La cultura de donación de órganos y trasplante en México, ¿cómo me afecta como paciente?

columna Cuidando tu salud, Dr. Ismael González Contreras

Por Dr. Ismael González Contreras

Muy probablemente hayas escuchado hablar sobre el cáncer del cuello de la matriz o el cáncer de mama, que causa muchas muertes en nuestro país. Ha requerido de muchas campañas de información, para detectar en forma oportuna esta enfermedad y tratarla lo más pronto posible, para lograr mejores resultados en la curación de la enfermedad. Esto ha generado programas de educación en hospitales, clínicas, medios de comunicación impresos y electrónicos; todo esto es muy bueno para tratar el cáncer.

Pero, ¿sabías que es similar un número de pacientes con cáncer que con enfermedad de los riñones en etapa terminal en nuestro país? Esta enfermedad es equiparada con el cáncer porque el manejo es caro, la calidad de vida del paciente es baja y los años de supervivencia similares al de los pacientes con cáncer terminal.

Sin embargo ¿has escuchado campañas de prevención de enfermedad de los riñones? ¿Has escuchado campañas sobre los beneficios que tiene el trasplante de órganos para tratar a estos pacientes? ¿Has escuchado campañas sobre la donación de órganos tanto en vida como al fallecer?

Todo esto se conoce como cultura de Donación y Trasplante; en nuestro país este tema está poco trabajado y el impacto en los pacientes no es muy bueno. 

La organización mundial de la Salud (OMS) establece una manera de medir esto para poder calificar a los países en el impacto sobre su población, el indicador se llama: “Número de donantes por millón de habitantes”.

De esta manera pueden medir en forma equitativa países de 20 millones de habitantes con países de 300 millones de habitantes o más, sin entrar en términos matemáticos; para no aburrirlos les comento que la OMS sugiere que para tener un impacto significativo en el país el número ideal debe ser 20 Donantes por millón de habitantes.  En Europa en particular, España es el líder con 44 donantes por millón, Estados Unidos 36 donantes por millón, en América Latina, Argentina con 20 donantes y Brasil con 18 donantes liderean el subcontinente.

¿Cómo está México? Tristemente ocupamos el antepenúltimo lugar con 4.5 donantes por millón de habitantes; países con menor tamaño e infraestructura como Chile, Cuba, están al doble que nosotros.

Esta falta de cultura genera que mitos, historias deformadas sobre el tema ocupen un lugar principal sobre las realidades, esto no significaría gran cosa si no impactara en la salud y en vidas, pero la realidad es que este desconocimiento en nuestro país se traduce en muertes de pacientes, y para los pocos sobrevivientes, una baja calidad de vida. Lo peor del caso que esta misma falta de cultura está generando un crecimiento muy grande de pacientes que al no saber de la enfermedad no se toman los cuidados adecuados, y cada año incrementa el número de enfermos de manera alarmante.

La falta de información no solo existe en la población general, también está en los centros hospitalarios donde no se orienta al paciente sobre su enfermedad; de igual manera muchas autoridades que tienen la capacidad de tomar decisiones  carecen del conocimiento, por consiguiente no se toman decisiones estratégicas de impacto para mejorar la situación. Esto genera un círculo vicioso que ha sido muy difícil de eliminar, y está cobrando vidas de enfermos mexicanos.

El Seguro Social (IMSS) es una de las instituciones de salud con mejores programas de trasplante y de difusión del tema, sin embargo, es insuficiente para la gran demanda de enfermos que existen. La otra institución que ha generado grandes esfuerzos para estimular la cultura de donación de órganos y trasplantes en nuestro país es el Centro Nacional de Trasplante (Cenatra).

Muchas organizaciones de pacientes, familiares de enfermos se están creando para aumentar la difusión de la cultura de donación. Los esfuerzos son muchos e importantes, en algunos estados de la República esta labor es muy buena, lo que traduce en más donaciones de órganos y más personas beneficiadas sin embargo no es la generalidad de nuestros estados.

La conclusión de esto es que la falta de información no es inocua, cuesta vida y genera sufrimiento en la sociedad. Por ello informarse es la mejor alternativa; si no eres enfermo renal, pero padeces de diabetes, presión alta o sobrepeso, tienes altas posibilidades de convertirte en un paciente renal. Infórmate y acude a tu médico, puedes detener o hasta revertir la enfermedad si la detectas a tiempo.

Si desgraciadamente ya eres enfermo renal y estas en diálisis, infórmate y busca el trasplante; actualmente el 70% de los enfermos son candidatos para operarse y cambiar significativamente su calidad de vida y su supervivencia.

Si no tienes nada de esto Infórmate sobre la donación de órganos, esto puede ayudar a mucha gente.

Estimado lector, como siempre quedo a sus órdenes.