La creación de Malinche

Por El Recomendador

Es un documental español que muestra el proceso de creación de una nueva comedia musical que se estrenará en inglés (Netflix). Cuenta la fusión de dos mundos a partir de la historia de amor entre la Malinche y Hernán Cortés y que junto con su hijo mestizo, son todos personajes en esa época.

Llama la atención, en primer lugar, el aspecto histórico que renueva, para los mexicanos despistados, la verdadera personalidad tanto de la Malinche como de Hernán Cortés.

Es obvio que la Malinche no sólo no fue “malinchista” sino una admirable mujer que hoy llamaríamos liberada y liberadora, que destacó por su labor de traducir del náhuatl y del maya a un rudimentario español que llegó a dominar y que contribuyó a hacer posible la comunicación y los pactos entre Cortés y Moctezuma y también con los pueblos originarios, que se aliaron a los trescientos y tantos españoles en contra de centenares de miles que eran los mexicas.

Ella no era mexica, sino de otro pueblo nación y fue entregada por su propia familia como esclava, y supo sobreponerse admirablemente a todas esas dolorosas tragedias y llegó a ser uno de los personajes más respetados de la nueva Nación que se llama actualmente México y nació como Doña Marina y su hijo: del mestizaje entre españoles y aborígenes.

La comedia musical con hermosas y rítmicas melodías nos muestra cómo los mexicanos actuales descendemos tanto de los pueblos que se aliaron para lo conquista de Tenochtitlan, como de los mismos vencidos y que el mestizaje fue defendido por las Leyes de Indias que prohibieron la esclavitud de los pueblos originarios prohibición que se logró cumplir desde el siglo XVI.

Se nos repite poética y musicalmente que somos un nuevo pueblo descendiente de vencedores y vencidos. Nuestro mestizaje no viene de violaciones multitudinarias, sino de uniones voluntarias que, en muchos casos, fueron como la de la Malinche y Cortés y como la de las hijas de Moctezuma.

Por ello, sus actuales descendientes no tienen por qué avergonzarse puesto que en esas uniones no estuvo ausente el enamoramiento. La comedia musical nos hace ver que Cortés mismo fue un enamorado no sólo de la Malinche sino también de México en el que dispuso que sus restos fueran sepultados.

En segundo lugar, la obra insiste para aquellos que todavía tengan el complejo de que “fuimos conquistados por los españoles” para que se revaloren: descendemos de los que ganaron esa batalla que tomó a la gran Tenochtitlan y de los pueblos aliados de los españoles, sin los cuales nunca hubieran vencido y la nación mexicana que es mestiza, jamás hubiese nacido. Y por supuesto descendemos también de los tenochcas

¡México lindo, México libre!, se canta en la primera canción melodiosa y rítmica, obra del ex mecano Nacho Cano, dirigida por Marta Hermida y en la que hay colaboración y aportaciones internacionales, incluido jazz y flamenco. Protagonistas: Nacho Cano, Melissa Barrera, Thaddeus Pearson.

Cuenta “la historia de amor que cambió al mundo” testigos: nuestros grandes antropólogos e historiadores y el compositor Manzanero que alcanzó a ser un entusiasta admirador de la obra que hace ver la entrega total de amor de Doña Marina a Hernán Cortés.