La coordinación es la clave para bajar incidencia delictiva

Tijuana.- El especialista en derecho penal, Álvaro González enfatizó que hay que conocer y aplicar las nuevas tendencias de seguridad pública en torno al Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP).

Con motivo de las últimas reformas que ha tenido nuestra Constitución Federal, dijo en un comunicado, se deberá velar por la tutela de la seguridad pública como uno de los derechos humanos fundamentados para lograr la paz pública,  y así poder ejercer las medidas correctivas necesarias de forma contundente y efectiva con aquellos gobernados que transgredan la ley.

“En nuestra ciudad, los principales problemas que han surgido son la aparición de nuevos grupos o células de delincuencia organizada; aunado a la falta de liderazgo en los cuerpos policiacos, corrupción, fallida preparación para judicializar los asuntos penales  y las amenazas de las que son víctimas los servidores públicos honestos”, dijo.

“Así como las aterradoras cifras de homicidios dolosos  originados por la lucha frontal que día a día libran los grupos criminales organizados, solamente en Tijuana en el mes de agosto fueron 59 personas  asesinadas que se suman a los 550 homicidios en lo que va del 2016”, expresó.

Consideró que en el caso particular del delito de homicidio la prevención es una tarea difícil por parte de las autoridades encargadas de dichas tareas, ya que es imposible tener un oficial en cada recinto, en cada morada y vigilar que no existan dichos casos tan lamentables.

La solución a mediano plazo es que las autoridades encargadas de la preservación de las escenas de los crímenes obtengan la preparación jurídico científico para no contaminar los vestigios hallados, de tal suerte que el cuerpo de periciales entreguen los resultados encontrados sin vicios al fiscal, con tal coordinación se busca que estos delitos no queden impunes y una vez llevados ante un juez  no obtengan la libertad por fallas de forma, es decir por vicios en el procedimiento lo que veremos mucho en este nuevo sistema tan garantista.

 

Indicó que de la preservación de la cadena de custodia y el respeto a los derechos humanos de los imputados y de  las víctimas se juega el éxito del NSJP y que la coordinación no sólo se refiere  a que entre autoridades se comuniquen para establecer puntos de control, operativos o verificar nombres de manera interinstitucional, sino que cada corporación desarrolle bien su tarea sin ánimos de protagonismo.