La chica sin miedo de Wall Street

Por Adriana Zapién y Valente García de Quevedo

Siempre he tenido en la lista de viajes ir a Nueva York. Y este año era la oportunidad de hacerlo en el mes de junio para hacer una visita a empresas socialmente responsables, como parte de la semana presencial del máster que estoy cursando; pero gracias a la pandemia esa visita se pospondrá y no sabemos por cuánto tiempo.

Una de las paradas obligadas que no podían faltar en ese viaje, era la icónica escultura de la Fearless Girl y sería un complemento al módulo que cursamos de igualdad de género, ya que en los numerosos debates que tuvimos en clase, se puso en la mesa cómo el mundo financiero ya mostraba apoyo a este tema.

La figura de la Fearless Girl de la escultora Kristen Visbal se colocó en 2017 frente al llamado toro de Wall Street que es obra del escultor Arturo Di Modica y que según su autor ese toro representa el espíritu del pueblo americano; aunque muchos otros no lo veían así, sino que lo identifican con el capitalismo, ya que fue colocado en 1989 frente al edificio de la bolsa de valores para después trasladarlo a unos pasos en el pequeño parque Bowling Green en donde compartió espacio con la pequeña niña.

El enfrentamiento de la Fearless Girl frente al llamado “Toro de Wall Street” fue brutal, ya que el colectivo veía una niña desafiando a un poderoso toro; pero lo que pasó después fue develar el desafío que había hecho la pequeña al escultor del toro, quien se quejó de que la escultura de la niña desvirtuaba el sentido de su obra.

Esta actitud del escultor no es más que un reflejo de lo que enfrentan algunas mujeres en el mundo laboral, pues lo que vino a hacer la escultura de la pequeña Fearless Girl fue enriquecer el cuadro complementándolo, porque el mundo va cambiando y se va adaptando. Y el mundo financiero necesitaba que la postal de Wall Street cambiara, pues la niña sin miedo fue financiada por la firma State Street Global Advisors, para convertirla en un símbolo del empoderamiento de la mujer y la igualdad de género en el ámbito laboral.

Hoy la niña ante el reclamo legal del escultor tuvo que ser retirada, pero fue colocada frente a la bolsa de valores y yo creo que está mejor pues ahora no enfrenta a lo que pareciera era el símbolo del machismo, sino que se posa de frente al icono financiero del mundo con toda la actitud desafiante que le caracteriza; pues como lo dice la misma escultora, “La niña recordará ahora ante la sede bursátil de Estados Unidos la importancia de la diversidad de género en la dirección empresarial”, mensaje que la firma State Street Global Advisors quiso dejar desde que patrocinó la escultura.

Poco a poco el mundo financiero sigue marcando pauta y en enero de este 2020 la firma Goldman Sachs anunciaba que no apoyarían salir a bolsa si no había mujeres en el Consejo enviando una señal pública para dejar claro que aunque estaban conscientes que eso les haría perder algunos clientes, eso era lo correcto y no trabajará con compañías que no demuestren diversidad en su consejo.

En septiembre 2019, ciento treinta bancos de todo el mundo ratificaron los principios de banca responsable y parece que tienen algo claro los conceptos de equidad, pues en enero 2020 el Banco Santander México nombraba a Laura Diez Barrosos Azcárraga como la primera mujer en ocupar la presidencia del consejo del banco en México.