Justificable demanda de aumento salarial de trabajadores del Estado y Municipio: CNE

TIJUANA.- Las negociaciones sobre el aumento de salario de los empleados de la entidad y municipios, deben darse al margen de los intereses políticos de los diversos grupos que se preparan para las elecciones del próximo año, así lo indicó el vicepresidente del Colegio Nacional de Economistas (CNE) en Baja California, José Luis Contreras Valenzuela.

El economista destacó que las demandas de los trabajadores del sector público y privado, en materia de incrementos salariales o de cualquier otra acción que conduzca a la reivindicación de sus derechos laborales, es justificable.

“Las demandas del sindicato de trabajadores al servicio de la entidad y los municipios, son necesarias para resarcir la pérdida del poder adquisitivo del salario”, expresó.

Manifestó que el aumento de sueldo debe garantizar su compensación en la medida en la que se haya visto disminuido, esto, por el incremento del costo de algunos artículos y bienes de consumo que son fundamentales para la vida del trabajador y su familia.

Contreras Valenzuela señaló que los economistas consideran positiva la lucha de los representantes de los trabajadores por un aumento digno de salario, mismo que esté a la altura de sus necesidades “es una lucha legítima la de estos organismos, su razón de ser”.

No obstante, reiteró que esta lucha no debe verse contaminada por los intereses de los grupos políticos que actualmente se preparan para la próxima contienda electoral, por el contrario, tales negociaciones deben darse dentro de un marco estrictamente laboral en el que siempre se anteponga el beneficio de los trabajadores y que no afecte el curso de la economía estatal.

“Es importante que el contexto económico no sea vea dañado con paros o tomas de oficinas gubernamentales que obstaculicen su buena marcha, o afecten la vida de la sociedad”, abundó.

Agregó que habría que analizar muy bien tanto las propuestas del Gobierno de Baja California, como las demandas de los representantes de los trabajadores, esperando que se encuentren dentro de un marco racional y posible que tome en cuenta la difícil situación económica actual.