John Wick 2

Por CineMan

Elegante ballet de violencia

Keanu Reeves está de regreso con la segunda parte de su éxito inesperado del 2016. Verdaderamente me da gusto ver que novatos directores como Chad Stahelski logren posicionarse con una propuesta original.

John  Wick (Keanu Reeves), recientemente estuvo en una campaña rampante de venganza contra los hombres que lo atacaron y cuando cree que podrá regresar a su vida normal, llega el líder de un grupo criminal Italiano Santino D’Antonio (Riccardo Scamarcio) a cobrar el favor que está obligado a hacer. John regresa a la acción en una misión imposible, solo para encontrar que ahora debe pelear por su vida evadiendo asesinos, mientras busca a la gente que lo traicionó.

Por la publicidad pareciera una más del montón, pero te será grata sorpresa el ambiente original que lograron crear para esta cinta. Con pocos diálogos, conocemos bien al personaje de John Wick y curiosamente también el personaje del resto de los asesinos y líderes criminales que pertenecen a ese mundo. Con sus comportamientos caballerosos nos demuestran que hay un código perfectamente establecido con sus reglas que los unen y ordenan.

Aunque la trama no es nueva y algunos son personajes clichés (como los hermanos D’Antonio), esta es una película con un estilo original y atractivo. El tesoro de esta película está en la combinación de 2 aspectos; la elegancia en la organización de asesinos y la naturalidad de las secuencias de acción.

Para la primera, durante toda la película te mantienen siguiendo al protagonista, casi con la cámara en su espalda, así es como caminamos por su mundo y conocemos muchos personajes, algunos elegantes y otros pordioseros, así es como visitamos el Hotel Continental donde se hospedan, pero no pueden hacer “negocios”, conocemos a los sastres que les hacen sus trajes especiales para combate y visitamos la cava que les ofrece el menú de armas con toda la galanura posible.

Para lo segundo los cineastas han encontrado la fórmula para dejar que la perfecta coreografía de las escenas de acción hablen por si solas. Ahí está la adrenalina y total captación de tu atención. Con decirte que si te volteas un segundo para agarrar más palomitas John Wick ya despachó a otros tres malos. Me pareció excelente que no hacen trampa con movimientos bruscos de cámara para darte la sensación de acción o editar las escenas de manera caótica para simular mucho movimiento. Simplemente te dejan apreciar balazo tras balazo, en una rápida pero lógica secuencia de acción donde terminas hasta cansado.

En mi opinión, por mucho se posiciona por encima de las decenas de películas de acción que salen cada año.

(Súper Recomendable, Recomendable, Poco Recomendable, Nada Recomendable)

Mi Calificación: Recomendable

Mi Calificación al cine donde la vi: Cinépolis Otay = Experiencia Positiva. Todo estuvo bien.