Inmovilidad

Jorge Alberto Gutiérrez Topete

Según el Reporte Nacional de Movilidad Urbana publicado hace un par de años por el Senado de la República y ONU Hábitat, Tijuana es la ciudad mexicana más dependiente del automóvil para resolver las necesidades de traslado diario de sus habitantes. En Tijuana hay registrados y emplacados más de 600 mil autos particulares y se estima circulan, adicionales a estos alrededor de 150 mil autos extranjeros legales y hasta  300 mil autos “chocolates” o ilegales completando arriba de un millón de automóviles que circulan cada día por nuestras calles.

Lo alarmante de esto, es que aunque población crece a un ritmo de 3% anual, el parque vehicular crece hasta un 9% agregando más de 90 mil autos adicionales a las calles cada 12 meses. Sumémosle a todo esto el pésimo estado de las calles, el terriblemente costoso sistema de transporte público, la falta de señalética, el escaso respeto vial entre conductores, así como la casi completa ausencia de autoridad en las calles y tenemos un peligroso cóctel que nos regala con cada vez mayor frecuencia embotellamientos y caos que desesperan a cualquiera, afectando notablemente la convivencia social y la calidad de vida de quienes aquí vivimos.

 No será fácil revertir esto cuando no existe aún un diagnóstico correcto de la problemática de movilidad y menos un plan que a mediano y largo plazo rompa las tendencias negativas que se observan actualmente y que, de no actuar, empeorarán aún más la situación. Para remediar esto, el Plan Estratégico Metropolitano 2034 (PEM 2034) elaborado por iniciativa del Consejo de Desarrollo Económico (CDT) identifica la necesidad de elaborar un Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable conocido como PIMUS que debió haber sido un precursor del proyecto el SITT, pero por razones que desconocemos no fue elaborado con oportunidad.

Pero, ¿Qué es un PIMUS?

El PIMUS es un instrumento para planificar de manera integrada la movilidad y el desarrollo urbano, enfatizando la escala humana de las ciudades y los modos de transporte sustentables. El objetivo de la movilidad urbana sostenible debe ser consumir menos recursos naturales no renovables y producir menos afectaciones al medio ambiente. La elaboración de un Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable debe generar alternativas al uso del automóvil, promover viajes no motorizados en transporte público e impulsar el ordenamiento del transporte de mercancías, racionalizando su circulación urbana y sus sistemas de distribución y puntos de intercambio.

¿Cuáles son los beneficios de implementar un PIMUS?

  • Mejor calidad de vida.
  • Beneficios ambientales y de salud.
  • Mejoramiento de la movilidad y accesibilidad.
  • Mejora de la imagen de la ciudad.
  • Potencial de incluir a toda la población.
  • Decisiones apoyadas por actores y por el público.
  • Mejor cumplimiento de las obligaciones legales.
  • Nueva visión política.
  • Incrementa la atracción de inversiones a las ciudades.

Actualmente estamos trabajando desde el Comité Técnico del Eje de Movilidad del CDT sociedad, gobierno y academia para establecer los alcances específicos y gestionar los recursos necesarios para que a partir de este mismo año, la Zona Metropolitana cuente con una hoja de ruta que nos permita iniciar a revertir las tendencias negativas que nos han llevado a la inmovilidad. No será fácil cambiar, pero con la participación de todos el PIMUS sin duda nos traerá la esperanza de heredarle una mejor ciudad.